Tendencia

Noche de Chicas (Girls Night) 2: Jake Porter consigue que Pierce Paris le meta su largo pollón a pelo | MEN

Los chicos no imaginan ni de lejos que su colega Beaux se lo está pasando de puta madre con un chulazo. Sólo saben que está tardando demasiado. El hada todavía tiene muchos más deseos por conceder y esta vez es el más jovencito, Jake Porter, el siguiente en viajar con la mente al cuerpo de una mujer con unas buenas peras para conquistar a un adinerado hombretón que no parece presa fácil.

Por primera vez en su vida, Jake nota en su cuerpo lo que sienten las mujeres al ver a un tiarrón fuerte y vigoroso. Una sensación como si se corriese encima, algo que ellos en la pandilla acostumbran a llamar por otro nombre un poco más burro, mojar las bragas. Pierce Paris sale de la piscina de la terraza apenas con unos speedo, un cuerpazo alucinante y altísimo.

Lo primero que a Jake le viene a la cabeza es si la tendrá igual de larga adecuada a su estatura. Se acerca intentando seducirle y entonces plof!! se acaba la magia y vuelve a ser chico, solo que esta vez está en bolas y sus manos apenas cubren sus vergüenzas. Pierce cierra y abre los ojos porque no cree lo que está viendo, entonces el hada hace de las suyas y vuelve a convertir a Jake en chica y hace que se lleve a la cama a ese gañán. Cuando ya le tiene sacada la piruleta por el pantalón y a punto de chuparle la minga, le vuelve a convertir en hombre.

No falla. Aunque Pierce se retira al descubrir de repente a un chavalito entre sus piernas cogiéndole por la minga, está tan caliente y el chavalote es tan guapo, con tantas ganas de comer polla, que visto que está solo en la habitación y a kilómetros de su hogar, sin conocer a nadie en esa ciudad que pueda delatarlo, le deja proseguir con la mamada.

Las tias normalmente se conforman con su cipote de lo grande que la tiene, pero enseguida descubre que con el chavalito puede hacer más que eso. Cuando Jake intenta hacerle la primera garganta profunda, Pierce tiene que retirar la vista, porque entre el sonido y la carita del chaval haciendo desaparecer su rabo, casi le da el biberón, pero cuando ve que se la intenta tragar una y otra vez, toma el mando de la situación y le folla la puta boca.

Es lo más zorro que ha visto en mucho tiempo. Encima el mamón resulta que tiene un culazo perfecto para endiñar a pollazos. Suavecito, de piel tersa, redondito. En cuanto Pierce lo tiene enfrente de sus narices, desea imperiosamente hacerlo suyo. No se pone ni el condón. Mete su largo rábano en el agujero y se lo folla a pelo sin compasión, hasta que consigue que Jake se corra encima como un principiante.

VER GIRLS NIGHT EN MEN.COM

VER GIRLS NIGHT EN MEN.COM

Botón volver arriba
Cerrar