Elio Chalamet se la casca de buena mañana en la habitación | Bel Ami Online

Desde mi silla le miro completamente desnudo tumbado en el sofá. Tan sólo he tenido la enorme suerte de levantarme unos minutos antes que él, con la luz del amanecer, después de una tremenda noche de juerga. Elio Chalamet sigue durmiendo. Veo su abundante pelazo rubio, sus cejas pobladas, su cuerpo atlético recién salido de la adolescencia.

Veo cómo su pene empieza a crecer como es propio en los hombres mientras dormimos, hasta convertirse en un pollón robusto y grande que se hincha por momentos. Desearía meterme en su cabeza para saber lo que está soñando. No hace falta. Se despierta, se despereza y con el movimiento el rabo se le pone tieso hacia arriba.

Mira hacia atrás buscándome y me lanza una sonrisa. Se la devuelvo, sin poder evitar mirar su pedazo polla bien dura y oxigenada, sus enormes pelotas descansando sobre su muslo izquierdo. Se incorpora y se pone de rodillas en el asiento del sofá, sugiriéndome que me meta dentro de su cuerpo. Le hago un gesto agradeciendo  la propuesta. Nada me gustaría más, pero prefiero hacer eso más tarde.

Me saco la polla y me la pajeo mientras le miro. Enseguida entiendo que antes prefiero seguir poniéndome cachondo mirando su carita y su cuerpo. Se sienta en una silla cerca de la amplia ventana. Los rayos del sol iluminan su preciosa piel ligeramente bronceada, haciendo destacar el color de sus ojos que me hipnotizan. Nos quedamos así un buen rato, hasta el final, mirándonos fijamente, machacándonos las pijas, jugando a ver quién es el primero que se tira el biberón encima.

VER A ELIO CHALAMET EN BELAMIONLINE.COM

VER A ELIO CHALAMET EN BELAMIONLINE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba