Malec se folla el culazo de Mitch sin condón | Corbin Fisher

Deep Dicking Mitch

Comenzaron dando un paseo por el campo, hablando de sus respectivas temporadas en la liga de rugby y acabaron encima de la cama confesándose cómo fueron sus primeras veces, entrando en detalles sólo aptos para chicos, de esos que consiguen ponértela bien dura. Con lo ajustados que llevaba los pantalones, a Mitch ya le apretaba demasiado y la cosa iba a más a medida que se fijaba en los apetitosos labios de Malec, rodeados del vello de su bigote y la barbita de varios días.

Se lanzó y fue bien recibido. Primero humedecieron sus labios y después metieron lengua. Un placer relajante fue apoderándose del cuerpo de Mitch, como si en esos labios hubiera encontrado todo lo que necesitaba. Al salir de ese estado de letargo en el que podría haber permanecido todo el día, sabía que había mucho más por explorar.

Se quitaron las camisetas, dejando claro por qué eran sus respectivos capitanes de equipo. Unos torsos esculturales, musculosos, con unos pectorales prominentes y bien formados. El apetito de Mitch parecía no saciarse. En cuando Malec se quitó los calzones y se empinó la polla con el pulgar, él ya estaba ahí para mamársela y darle calor con los labios.

Le encantaba tener a un tio tumbado, con la pija tiesa, gimiendo de gusto mientras él se la chupaba, dejando que su saliva le mojara los huevos y resbalara entre sus piernas. Le dio la espalda, le presentó su culito y después de que midiera el tamaño de su pene contra las nalgas, Mitch se la metió a pelo por el agujero. Malec empezó a saltar, a cabalgar esa dura polla, mientras Mitch observaba con gusto cómo su polla se hundía, entraba y salía de su interior.

Malec siguió dándole por culo, por detrás, por la retaguardia. A medida que se lo follaba, el rabo de Mitch iba pasando por diferentes estados. Durísimo a punto de reventar, después perdiendo fuelle, amorcillándose, tan largo que le campaneaba entre las piernas, con el cipote rozando las sábanas. Al final tuvieron valor para ponerse frente a frente. No había duda de que los dos estaban muy bien dotados. Mitch cogió confianza y se animó a darle unos pollazos a Malec en el estómago.

Abierto de piernas, con una buena pija jodiéndole el trasero, Mitch se agarró la polla y se la pajeó hasta correrse encima. Enseguida Malec le sacó el rabo del culo y se lo masturbó a la contra, en lugar de formar el típico cuenco con la mano, agarrándosela con la mano izquierda con el puño hacia arriba. Un primer chorrete sobre el pene y las pelotas de Mitch y a continuación una buena metralla que hizo que Mitch tuviera que alejar la cara, salpicado de lefa por debajo del cuello. Todavía con las rodillas temblando sobre la cama, Mitch se la volvió a meter por el culo.

VER A MALEC Y MITCH EN CORBINFISHER.COM

VER A MALEC Y MITCH EN CORBINFISHER.COM

Mostrar más
Botón volver arriba