Jack Kross se folla a pelo el culazo del granjero Rocky Vallarta en el cobetizo y dentro del tractor | MASQULIN

Ride Me

La mañanita de domingo era perfecta para conducir el quad bosque a través y experimentar la aventura del deporte de riesgo. El motor petó de repente. Por suerte para Jack Kross, había una granja cerca. Entró directamente al cobertizo donde Rocky Vallarta se disponía a salir con su tractor. Además de a los deportes de riesgo, Jack era aficionado a los culos redonditos y fuertes y no solo para mirarlos. Culo que veía y le gustaba, culo que quería. Entonces no paraba hasta conseguirlo.

Al ver bajar de su tractor a ese macho, se enamoró perdidamente de su trasero. El tio tenía todas las cualidades que se esperaban de un granjero chulazo: atractivo, cachas, de voz profunda y varonil, nalgón y con un buen paquete. Los pocos segundos que durase esa hermosa visión, los iba a disfrutar. Ay, cómo se meneaban sus nalgas por debajo de esos vaqueros apretados. Se le puso tocha.

El entorno ayudó a que se sintiera libre como un animalillo. Estaban allí solos, sin nadie a varios kilómetros a la redonda, en un cobertizo, dos hombre, dos machos, rodeados de madera y grandes ruedas de tractor. Aprovechó que el granjero se inclinó para coger algo para palmearle el culo y dejar claro lo mucho que le gustaba. Le salió bien la jugada, porque Rocky se giró y pudo ver en su cara las ganas que tenía de follar. La nariz roja, la respiración agitada.

Rocky echó mano a la parte delantera de los vaqueros de Jack y se encargó de desabrocharle todo, sacarle la polla y bajar a comérsela. Ya se la podía chupar bien, porque Jack pensaba ir a por todas. Tener a ese macho con las piernas abiertas en un banco del cobertizo fue el mayor de los regalos. Dobló las rodillas, apuntó con el rabo hacia el hueco y le penetró sin condón.

Aquella aventura le estaba gustando mucho más que la del quad. No pensaba desperdiciar ni un solo momento, ni una sola gamberrada que pudiera hacer. Se llevó a Rocky al tractor y se lo folló dentro de la cabina. Estaban limitados de movimientos, peor que en la parte trasera de un coche, donde Jack lo había hecho muchas veces, pero eso les permitía estar más juntitos, sentirse más cerca y seguro que Rocky no olvidaría esa follada cuando volviera a agarrar el control del tractor, hasta imaginó que cuando lo hiciera, pararía para cascarse alguna paja recordando cómo el tio perdido del quad le metía toda la polla dentro de su culazo de machote.

VER RIDE ME EN MASQULIN.COM

VER RIDE ME EN MASQULIN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba