El guapísimo Chase Arcangel desvirga a Jeremy Barker metiéndole una follada inolvidable | GayHoopla

Fuera en el jardín todavía sonaba la música y el bullicio de la gente. Chase Arcangel y Jeremy Barker se retiraron a una de las habitaciones del chalet, más que para poder hablar y entenderse, para entenderse sin hablar, porque después de una hora de reloj sin dejar de mirarse, entendían que se gustaban tanto como para intimar en todos los sentidos aún sin conocerse de nada.

Lo que a Jeremy le enamoró de Chase no era nada nuevo en el instituto, ya que sin lugar a dudas era el tio más simpático y guapo de todos. Las volvía loquitas, pero a él le gustaba dar a los tios por mucho que todavía no lo hubiera confesado abiertamente. No era el momento. Lo que más morbo le daba era guardar ese secreto, poder llevarse a la guarida al tio que él quisiera, valiéndose de su pelazo, de su guapísima carita angelical y su sonrisa.

Ya en la habitación, tontearon y juguetearon. Jeremy no podía sostener la mirada de Chase sin sentir que le flojeaba todo el cuerpo y es que le chaval estaba riquísimo. Pensar que podría besarle con libertad, tocarle la polla, sentirle dentro, descubrir todos sus secretos. La idea le resultaba excitante. Se pusieron de rodillas en la cama y se quitaron las camisetas. Con la edad que tenían era normal fijarse en el cuerpo de otro y comparar, como hacían con el tamaño de sus rabos. Eran de complexión similar, incluso flácida la tenían casi igual de larga, solo que a Chase no le gustaba depilarse la pelambrera y lucía un buen matorral de pelos negros en la base de la polla que lo hacían más sexy.

De torso era Jeremy el que le llevaba la delantera, mucho más fibrado, musculoso y con más pelo en el pecho. Se fijaron en todos los detalles y todo contaba para hacer que sus pirulas fueran poniéndose a tono. Jeremy instó a Chase a tumbarse para recibir su mamada. Le cogió de los extremos de la goma de los calzones, tiró hacia abajo y se alegró demasiado al ver el pollón de veinte centímetros de su nuevo amiguito.

Pensó en la de tios del instituto que se la habrían metido dentro de la boca y se obligó a sí mismo a hacerle la mejor comida de rabo de su vida, hasta atragantarse. Después de que le dejasen la polla bien engrasada, Chase tomó el control y tumbó a Jeremy en la cama. Juntaron sus rabos y los cojones y se pajearon deslizando una polla sobre la otra. Sólo un hombre sabe lo que se siente cuando otro tio se masturba magreando su pollón y sus huevos calientes contra los tuyos.

Chase llevaba un condón en el bolsillo de las bermudas. Lo sacó, lo rasgó con los dientes y se lo puso sin dificultad. Con una mano ladeó a Jeremy sobre la cama, le elevó un muslo y se lo trincó metiéndole cada centímetro de su larga polla. Luego se inclinó sobre Jeremy y empezó a darle duro. Dónde estaba el chaval simpático y risueño Jeremy lo desconocía. Ahora tenía encima a un empotrador en ciernes que le daba mucho morbazo y que se encabronaba más a cada pollazo, reventándole el ojete, haciendo que la melena de Jeremy se alborotara.

Jeremy le regaló su culito. No le había dicho nada, pero Chase acababa de convertirse en el primer hombre que lo penetraba y se alegró de que fuera este pieza guaperas, el más molón del insti. Estaba boca abajo cuando Chase sacó el pene de su agujero, se quitó el condón y recibió un buen lefazo en toda la espalda. Luego hizo algo que no esperaba y que le puso a Jeremy la polla a punto de caramelo.

Chase se sentó en la cama y Jeremy hizo lo mismo sentándose entre sus piernas. Los brazos de Chase le rodearon en un abrazo y una de sus manos le cogió la polla. Sentía su respiración en la oreja, el machaque fuerte de su mano caliente frotando su pene. Se lo entregó todo y le manchó el puño con su semen. Giró la cabeza y volvió a ver al Chase risueño de encantadora sonrisa, un adorable angelito que se volvía todo un diablillo en la cama.

VER A CHASE Y JEREMY EN GAYHOOPLA.COM

VER A CHASE Y JEREMY EN GAYHOOPLA.COM

Mostrar más
Botón volver arriba