Sahid y Princeso taladran sin condones el culazo de Edipo con sus grandes pollas y le cubre el culo y la boca de leche | Latin Leche

Surprise Makes Three

Ojos grandes y seductores, morritos con unos labios hechos para chupar pollar, Edipo se había ganado a pulso llevarse a un buen macho como Sahid a la cama, varonil, fuerte, atractivo y con barbita. Edipo se entregó en cuerpo y alma a él, a ese diablo que le estaba proponiendo un trato que no podía rechazar. Sintió su mano fornida y caliente internándose por debajo de los pantalone, primeor apresando su gordísima tranca y luego palmeándole los huevos para introducir los deditos en mla raja de su culo y hacerle soñar.

A pesar de ser el macho dominante en la cama, la pollaza de Edipo no pasó desapercibida para Sahid. Tan grande y gorda como un vaso de cubata, se merecía una buena mamada. A Sahid no se le cayeron los anillos por inclinarse y chuparle esa hermosa verga a boca llena para después compartir besos con sabor a rabo con su dueño.

Cuando Sahid se bajó los pantaloncitos, Edipo descubrió que su colega no llevaba calzones y le encantó su pirula morcillona y curvadita en forma de banana. Cada uno echó mano a la pirula dle contrario. Sahid se fue poniendo de costado. Para qué turnarse comiéndose las pollas si podían hacerlo a la vez. Ahí estaban los dos, formando un sesenta y nueve, devorándose los rabos con gusto.

Edipo era el que más ganas tenía de rabo y se puso las botas. Deleitándose la vista con la imagen del machote de Sahid tumbado en la cama, con un brazo detrás de la cabeza dejando ver la pelambrera masculina de su sobaco que tanto le excitaba, se inclinó hacia adelante y le aventó la verga hasta hacerla desaparecer dentro de su boca, provocando unos gemidos de gusto en Sahid que hacían preveer que le había soltado algo de precum más allá de la campanilla.

El propósito era dejársela bien dura y lo consiguió, perfecta para ponerle el culo al borde de la cama y que ese gañán acudiera por detrás para darle cera. Sahid paseó su gran glande lleno de babas por los alrededores del agujero del culo, lo sumergió dentro blandiendo la suavidad de la entrada de su ano y algo hizo click, algo que hizo soltar un profundo gemido de satisfacción a Edipo, que sintió cómo otro hombre le perforaba las entrañas.

En mitad de la follada apareció Princeso, que raudo se quitó la ropa, se puso de rodillas delante de Edipo y le puso a comer polla, una bien larga y morcillona que enseguida se empitonó como una bestia, al contrario que la de Sahid, curvadita hacia arriba y de una buena pieza, gorda y descapullada. Princeso llegó rompiendo la pana y pidió a Sahid tomar su lugar. Quería destrozarle el culo a ese cabrón.

Todavía ensimismado con el potencial y la envergadura de ese enorme pollón, Edipo lo masturbó con la mano mientras Princeso se le acercaba por detrás dispuesto a penetrarle. Más apretada imposible. Le estaba ensanchando el agujero a la fuerza. Entre los dos no cesaron en follarse boca y culo, turnándose para tener un poquito de cada cosa a la vez.

Princeso se o mestaba trincando a base de bien cuando el flujo de semen le invadió las pelotas y tuvo que desatascar. Se la sacó justo a tiempo para soltar unos buenos chorrazos de leche encima de sus huevos, de su polla, de la raja de su culo, mojando las sábanas. Recién corrido, volvió a meterle el rabo por el culo y se lo siguió follando. Sahid se masturbó encima de la cara de Edipo y le entregó todo su esperma blanco y abundante ensuciándole los morros y el cuello.

Satisfecho y bien sucio por delante y por detrás, todavía con la enorme polla de Princeso jodiéndole el ano, Edipo se cascó un pajote y dejó que la leche fluyera por su polla hasta rfesbalar por los dedos de su puño. El cazador le preguntó si le había gustado la sorpresa. Edipo, con la boca llena de leche, pronunció un sí prolongado cargado de satisfacción.

VER LA ESCENA EN LATINLECHE.COM

VER LA ESCENA EN LATINLECHE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba