Ryan Jordan y Spencer Laval cumplen el deseo de Johnny B y empalan su culazo a doble polla sin condones | Next Door

Christmas Wish Cum True

La Navidad es mágica. Los vecinitos de las casas contiguas preparando el terreno para la decoración navideña, con sus musculados torsos al aire, la cintura de los vaqueros bien ajustada a sus caderas, esos paquetes que se marcan por debajo de la bragueta. Es mágica hasta que Johnny B, distraído mirando a los chulazos de sus vecinos, imaginando que no llevan calzones y pensando en las pedazo pijas que les cuelgan entre las piernas, se enreda los pies con los cables de las luces y cae del tejado.

Despierta en la entrada de una casa que tiene el árbol puesto e iluminado. Su cabeza reposa en la entrepierna de Spencer Laval, uno de sus vecinitos chulazos. El otro, Ryan Jordan, le da un masaje en los pies haciendo que le circule la sangre. El masaje nom era necesario. Johnny sabe perfectamente que la sangre le circula de puta madre desde el momento que en que siente que se le empitona la polla.

Busca cariño en Spencer y lo encuentra, comiéndole el pezón del fuerte y duro pectoral. El maromo se agacha para comerle la boca y al rato está sentado en el sofá, con sus dos vecinos a cada lado dispuestos a darle rabo. Se bajan los vaqueros al unísimo y suena música celestial. Dos pedazo de pollas enormes salen disparadas hacia su jeta, coge una con cada mano sintiendo el calorcito en sus dedos y se las empieza a comer.

Pasa de una a otra con mucha hambre, pegando cabezazos, tragándose esas mazorcas hasta la campanilla. Dedicado al rabo gordo de Ryan, Spencer baja a comerle el rabo y Ryan hace los mismo minutos más tarde, cuando Spencer y él se están dando el lote. Besar a un tio mientras otro te come la minga.

Ahora está sentado sobre las piernas de Ryan. Mira sus preciosos ojos claros mientras se inserta su gorda polla dentro del culo. Se inclina hacia adelante. Spencer está detrás, conduciendo su rabo hacia el agujero bien relleno y, sin saber muy bien cómo, se hace un hueco dentro. Siente sus enormes y colgantes cojones azotándole el agujero, la caricia de sus pelotas en los laterales de la raja del culo. Su culazo peludo follado a doble polla sin condón por los cabrones de sus vecinos. Unas lucecitas se encienden dentro de su cabeza, mucho más brillantes que las de cualquier árbol de Navidad, luces de algría y felicidad con dos hombretones metiéndose dentro de su cuerpo.

VER CHRISTMAS WISH CUM TRUE EN NEXTDOORSTUDIOS.COM

VER CHRISTMAS WISH CUM TRUE EN NEXTDOORSTUDIOS.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar