Viktor Rom y Sir Peter le follan el culo a pelo a Martin Mazza y se lo preñan

Diablo XXX

Supongamos que acudes habitualmente a un local para follar con otros tios, que casualmente te enamoras de uno que va a la misma hora que tu y que os molais tanto que terminais haciéndolo juntos todas las veces. Si de repente un día te da por hacerlo con otro estando los dos allí, ¿eso se consideraría una infidelidad? Hay quien piensa que sí, si bien no emocionalmente, sexualmente, por eso a Viktor Rom, Martin Mazza y Sir Peter les han crecido unos cuernos enormes y bien que los disfrutan.

Porque no son chicos de un solol hombre, porque buscan bocas que les chupen las pollas, culazos tragones, trancas enormes que les penetren hasta el alma. Y hoy me gusta este pero mañana me gusta el otro. Es lo que hay. Martin no tiene cargo de conciencia cuando se pone de rodillas y tiene a esos dos machos apoyados en la pared, con unas buenas vergas grandes y gordas. Nada le gusta más que le llenen la boca de rabo, que le den órdenes, que le obliguen a tragar mandinga hasta atragantarse.

Tiene buena boquita el mamón para deslechar pollas. Pasa de la de tamaño de vaso de cubata de Sir Peter a la morenota de cipote rosáceo de Viktor en un pis pas, aguantando hostias, pollazos en la jeta, manos en el cogote que le oprimen la cabeza para que se la coma entera hasta los huevos. En ese local no hay condones. Cuando Sir Peter se pone detrás de él, sabe que es cuestión de segundos tener su gigantesco rabo dentro del agujero.

Ocurre todo a la vez. La polla gordísima y enorme penetrándole el ojete, desgarrándole el ano, Viktor arrancándole los cuernos, prometiéndole que se los va a devolver una vez acaben con él, pero no ahora. Ahora debe ser un chico fiel, comportarse como tal y entregarse a ellos. Media vuelta. Ahora es Viktor el que le empotra y le fostia el culo a pollazos. Martin empieza a entrar en un estado de lujuria del que es difícil escapar. Con las palmas de las manos se agarra a los pectorales fuertes y peludos de Sir Peter. Le mira a la cara esperando la clemencia que no va a llegar nunca, así que se agacha y le come la polla mientras el otro diablo se apodera de su culazo.

Martin mira a su alrededor. El local acababa de abrir y ellos se han puesto a follar ahí en mitad del recibidor, a la entrada de las salas. Le encanta exhibirse, que entren todos los que quieran y se hagan una paja mirando cómo se lo follan esas dos bestias. Cuando Sir Peter le saca la pirula, se da cuenta de que la suya está super tiesa. Coge un taburete cercano y lo usa para apoyar la parte baja de la espalda, tumbarse dejándose agarrar por Sir Peter y abriéndose de piernas para que Viktor le dé su mejor castigo.

Con tanto ajetreo, Martin siente el pollón duro, enorme y caliente de Sir Peter contra su espalda, así que se da la vuelta y se lo vuelve a merendar. Sir Peter la tiene exageradamente grande. Grande y apetitosa. La comida por delante y la bebida por detrás. Hace unos minutos Viktor acababa de tomarse unas birras en el bar y ahora las está descargando dentro de Martin, meándole por dentro. Al sacar la polla, el meado sale despedido como si le hubiera quitado el tapón a una botella y deja el suelo completamente encharcado.

Sir Peter aprovecha las cervecitas de su colega para tomar el relevo y follarse ese culo. Pero él no tiene cerveza para regalarle, sino otra cosa mejor, semen de macho. Con un caderazo, se la mete hasta el fondo y le deja dentro toda la semilla. Con la vejiga ya descargada, Viktor se la vuelve a meter con todos esos flujos de macho en el ojete y le deja una preñada tan bestia que al poco de sacar el rabo Martin caga leche, literalmente. La leche saliendo de su ojal, resbalando por la raja del culo y por la base de sus pelotas. Se lo ha pasado tan bien que no sabe si a estos les pondrá los cuernos.

VER DIABLO XXX EN VIKTOR-ROM.COM

VER DIABLO XXX EN VIKTOR-ROM.COM

Mostrar más
Botón volver arriba