Tendencia

Gunner Canon se folla el culazo de Leon Lewis sin condón después de follarse a Victoria entre los dos | Why Not Bi

Thirst Trap

Cuando eran unos jovenzuelos, Gunner Canon y Leon Lewis eran de los que se hacían algunas escapadas al campo cercano y, armados con unas revistas porno, se la machacaban cada tarde. Unos años más tarde cambiaron las revistas por las pelis y poco después los dos a pajas mirando el monitos con cualquier guarrada que encontraban por internet. Cuando empezaron a relacionarse con más gente, conocieron a una chica llamada Victoria que encantada se sentaba entre los dos y les liberaba de la pesada carga de la paja para hacerse ella con los dos rabos mano a mano.

Gunner y Vicky habían terminado viviendo juntos con el paso del tiempo, pero habían perdido de vista al tercero en discordia, hasta que un buen día recuperaron el contacto por las redes sociales y quedaron para reencontrarse y recordar viejos tiempos. Ninguno de los dos pudo negar la excitación que les produjo ver al cambiado Leon, mucho más musculoso y varonil. De hecho todos habían cambiado a mejor.

Se sentaron a la mesa y conversaron largo y tendido sobre sus tropelías echándose unas risas, pero a medida que recordaban cosas a cada cual más perversa y guarra, Vicky empezó a mojar las bragas y los chicos ya no podían ocultar el pinote que se les marcaba en la entrepierna de los pantalones. Tanto Gunner como Vicky se dieron cuenta de que lo de Leon adquiría un volúmen la mar de interesante, de que su polla también había cambiado.

Los dos se arrodillaron y Leon se sacó la porra. Qué cabrón. En cuanto la vieron, se lanzaron a por ella. Morenota, gordísima, Gunner se la metió dentro de la boca degustando cada centímetro mientras Vicky se ponía las botas intentando acaparar esas dos enormes pelotas. Leon se sintió agradecido por el recibimiento, pero les invitó a recordar tiempos mejores antes de que le sacasen entre los dos la leche de los huevos.

Recordaron cuando se follaban a Vicky por turnos. Uno comiéndole la boca, jugueteando con sus tetitas, mientras el otro le metía el rabo por el coño haciéndola disfrutar como a una perra. Cuando llegó el turno de Leon para follársela, Gunner se puso detrás. No le preguntó. Quería descubrir si después de tanto tiempo, a Leon le gustaba recibir rabos. El tiarrón arqueó su musculoso cuerpo y Gunner lo tomó como ese puto sí que estaba esperando con locura.

El pito se le puso bien duro, a reventar, mucho más que si se follaba a una chavala. Ahora Leon estaba más buenorro y su culo era grandioso. Casi se corre nada más metérsela, igual de apretadito que siempre, como lo recordaba. Con esa pinta de machote que tenía, con su camiseta de tirantes enseñando poderío, cualquiera diría que se le daba tan bien saltar sobre una buena minga dura. A veces sentían que lo de Vicky era una excusa para terminar follando juntos, en realidad creían que siempre lo había sido.

VER THIRST TRAP EN WHYNOTBI.COM

VER THIRST TRAP EN WHYNOTBI.COM

Botón volver arriba
Cerrar