El rubito de ojos azules Lincoln Hall muestra su precioso trasero y se casca pajote | Bentley Race

Alto, rubio, ojos grandes y azules, piernas y brazos tan largos y fuertes como pueda tenerlos un jovenzuelo que empieza a desarrollarse como hombre y a acudir al gimnasio. Lincoln Hall no puede ocultar en su cara guapita que tiene diecinueve años. Parece tan modosito que consigue poner cachondo a cualquiera cuando se empieza a desnudar delante de la cámara, hasta insinuarse.

Todavía no le ha salido pelo en los huevos y apenas tiene unos cuantos en la base de una polla que se antoja larga y con capuchón. El chaval está orgulloso de su parte delantera, pero mucho más de la trasera y no duda en enseñar cachetes una y otra vez. Desde luego coincido con él, por detrás es un cucurucho de melocotón al que apetece empalar a pollazos.

Los pantaloncitos cortos y los calzones ya pueblan el suelo. Ha hecho suya la habitación del hotel convirtiéndola en el escondrijo de un hombre. Bentley le deja un fleshjack y hasta la cámara para que se divierta enseñando su precioso culete y se pajee el rabo. La idea de que montones de chavales se estén aliciando los huevos mientras le ven le pone cerdete y termina sacando su lado más perverso.

VER A LINCOLN EN BENTLEYRACE.COM

VER A LINCOLN EN BENTLEYRACE.COM

Botón volver arriba
Cerrar