Tendencia

El porteño Mati se folla a Joan en el porche y en la cama y le preña el ojete | Latin Leche

Su amplia y atractiva sonrisa, su mirada de ojos brillantes. Hasta al propio cámara no le importaría hacérselo con el porteño Mati de lo bueno que está, uno de esos chicos tan irresistibles que no puedes evitar quedarte mirándolo durante horas. Follaría con él una y mil veces, pero se va a resistir, todo sea por los espectadores que están esperando nuevo contenido con este chulazo.

Le propone internarse en el bosque, ir de cruising en busca de algún chavalito que quiera poronga a cambio de algo de plata. Dan con un chaval que dice haberse perdido buscando la parada más cercana del bus, pero no se creen nada, más bien este andaba buscando otra cosa que ellos tienen. Entre chicos, sin nadie alrededor, en plena zona de cruising, no tienen por qué esconder la verdad. Le proponen grabar un video bien morboso y caliente.

Que si le gusta la idea, le pregunta Mati. A qué tio no le va a gustar hacer cosas cerdas, guarras y calientes. Somos todos unos perros, incluso los que, como Joan, van de mojigatos. Por el camino, Mati intenta sacarle información. Al chaval parece gustarle hacer de todo. Pero ¿qué significa “todo” cuando se trata de tener sexo con otros hombres?

El cabrón se arrepiente recién llegan a la casa, cuando le dice que son tres tios. Puede que se esté imaginando a los tres obligándole a comer rabo y metiéndole doble por detrás y eso es puro morbo pero le asusta. Gana el angelito que le habla en su cabeza, pero el propósito del cámara es hacer del diablo. Corre Mati, ofrécele plata por follar. Con esa motivación extra sí que cuela por el aro.

Antes de entrar a la casa, Mati se saca el rabo, para que se haga una idea de lo que le espera dentro. El chaval en el fondo sí quería, porque no tarda nada en agacharse y meterse el rabo dentro de la boca. Todavía lo tiene morcillón para moldear a su gusto y tragar a fondo ahora que puede. Mati se ha desabrochado la cremallera de la chaqueta y debajo no lleva nada. Su cuerpazo es otra motivación para seguir chupándosela.

Sitúa la chaval apoyado contra uno de los pilares del porque, le da unos toquecitos en los muslos para que se abra un poco de piernas y le inserta la polla sin condón. Acerca la boca a su oreja y le propone irse los dos solitos a la habitación, sin que sus colegas se enteren, para gozar él solito de su culo. Con esta nueva propuesta, Mati sabe también lo que se hace, para que pierda un poco el miedo.

Vaya que si lo pierde. Durante los primeros momentos es Joan el que toma el control. Mati sólo tiene que tumbarse en la cama y verlas venir. Se adueña de su polla haciéndole una buena mamada, se sienta sobre la verga y se lo cabalga meneando el culo con la polla dentro. El chaval no deja de saltar ni de menearse. Mati le avisa de que se está corriendo, pero no va a ser él quien la saque de su agujerito.

Le avisa por última vez, pero el cabronazo no se retira el pene del trasero. Lleva aquella cerdada hasta las últimas consecuencias. Se deja preñar el culo. Los otros dos colegas se presentan en la habitación. Están bien buenos. Todavía no lo sabe, pero va a pasar en aquella casa una temporadita convertido en la putita de esos tres.

VER YA LA ESCENA EN LATINLECHE.COM

VER YA LA ESCENA EN LATINLECHE.COM

Botón volver arriba
Cerrar