Viktor Rom y Pablo Bravo se follan los hambrientos culos de Pepe Yakuna, Rudalo y Jorge Ferrara sin condones y se corren encima de sus caritas

Remix The World Fuck

MALE ACCESS 5 TOP GAY PORN SITES 1 ALL-ACCES PASS

Allá donde se meneaban unas buenas pollas, aparecían unos culazos igual de despampanantes, dispuestos a ser carne de cañón. Lo que Viktor Rom y Pablo Bravo tenían ahí abajo colgando era grande, muy grande. Les bastaba desnudarse de cintura para abajo, sacar a pasearlas y al momento tenían a cuatro patas a un trío de mamones como Pepe Yakuna, Rudalo y Jorge Ferrara, muy salidos, deseosos por comer rabos.

El primero que llegaba se llevaba la mejor parte, dos pollones para él solo, para comerlos con calma, para girar la cabeza a un lado y a otro y encontrarse con un pirulón que llevarse a la boca. Pepe tuvo mucha suerte, pero enseguida llegó Rudalo, un tragoncete de mucho cuidado al que parecía que meterse entero por la boca un rabaco de veinte centímetros bien gordo hasta complacer la base del nabo con sus labios, no le costara nada.

A Viktor le volvía loco ver desaparecer su polla entera dentro de la boca de otro tio, se quedaba embelesado, hipnotizado y más si lo hacían de seguido, una y otra vz, sin parar, rellenándole las pelotas de leche con cada mamada. Mientras Rudalo le comía los huevos, llegó el que faltaba, Jorge, que se apresuró a comerle toda la barra a Viktor, compartiendo su polla erecta con el otro chaval.

Esperaba que se la limpiaran igual de bien cuando la tuviera chorreando de leche, después de sacar la barra de sus culos hambrientos. Estaban glotones los cabroncetes. Rudalo jugueteaba con las bolas por ahí abajo, sacando la lengua, palmeándole los huevos por debajo para ver cómo rebotaban. Cinco tios bien calientes de diferentes nacionalidades, Colombia, España, Venezuela, México, Perú, con un fin común, disfrutar del sexo como perracos.

Los tres chavales tenían claro quiénes eran sus dueños, al menos en aquel espacio. Se entregaron como cachorros, poniéndose a cuatro patas los tres juntitos, unos al lado de otros, meneando sus traseros, solicitando que sus dueños les comieran el culo bien comido. Viktor, amante pro de los culos, no aguantó ver tanta bombona deseando amor, así que les metió el amor por el ojete y a pelo, marcándose una lujuriosa ronda, taladrando esos tres traseros.

Fue para él un placer escuchar cómo iban gimiendo uno detrás de otro cuando les metía la verga dura y ansiosa. Empezó por Pepe, siguió por Jorge que estaba ne medio y terminó con Rudalo. Pablo se unió a la fiesta y le imitó invitándose a una rondita de culos bien follados. Desearon tener otra polla más para reventar el tercer culo que quedaba desprotegido cuando ellos se estaban follando a los otros, pero eran tan buenos empotradores y con tanta experiencia, que apenas se notaba la falta de otro rabo en la sala, puesto que ellos solitos se bastaban para satisfacer a una manada de culos.

A medida que se los follaban, esos tres perros se volvían más exigentes. Se acariciaban las nalgas y les miraban con deseo, se abrían las cachas enseñándoles el agujerito estrecho donde sus pollas estarían bien protegidas y mimadas. Por suerte Pablo y Viktor tenían amor para dar y regalar. Les dieron por culo, les empotraron contra el suelo, se dejaron cabalgar. Viktor llegó a tumbarse y en un momento tuvo a dos zagales empalándose su rabo mientras otro se sentaba encima de su cara para que le comiera toda la raja.

La polla grande, gorda y dura de Viktor se convirtió en la atracción definitiva. Era tan gruesa que alimentaba cada ojete con sumo placer. No le faltaba culo que la bombeara. Pablo, como buen colega, vio el percal y les ayudó a todos a sentarse encima, a metérsela hasta el fondo del ano. No paraba hasta que veía las pelotas de su colega de cama aplastadas por unas buenas cachas.

Ahora la ronda se la estaban marcando ellos, turnándose para montar en esa figa descomunal. De ver tanto cuo rebotando y tragando polla a pleno pulmón, a Pablo se le puso la polla bien dura y empezó a darles de comer. Ahí, que no se dijera que los chavales no estaban bien alimentados por la boca y el culo a la vez, con todos sus agujeros rellenos de rabo.

Les tenían en la posición perfecta. Estaban los tres acarameladitos, bocarriba en el suelo, embriagados de placer, besándose, las tres caritas juntas. Viktor y Pablo se agarraron las pollas y se pajearon encima de ellas. Milésimas de segundo tardaron en regarles por encima al ver esas boquitas hambrientas, abiertas, sacando la lengua con muchas ganas de recibir su merecido.

Pepe se llevó casi todo el semen de Pablo, su cara y sus morros bañados en leche. Los otros dos degustaron el esperma de Viktor. A Jorge le gustó tanto que subió la cabeza para relamerle el cipote grueso y brillante. Se besaron con las bocas cargaditas de leche, compartiendo experiencias y sabores.

VER EL MUNDO DE LAS FOLLADAS EN VIKTOR-ROM.COM

VER EL MUNDO DE LAS FOLLADAS EN VIKTOR-ROM.COM

Mostrar más
Botón volver arriba