London Ryan mete su trabuco en el culazo de Collin Simpson | GayHoopla

Los chicos querían estar bien preparados el uno para el otro. Lo único que le dijeron a Collin Simpson era que iba a recibir un buen pollón por el culo, así que agarró el dildo de un negrazo que tenía a mano y practicó con él. Para que se le expandiera mejor el ojete, agarró su propia toalla con el olorcito de su rabo y se la puso en las napias. Eso le ponía muy cachondo.

 

Conectó con London Ryan al momento. Los dos eran un par de guaperas buenorros y estaban de buen ver. Llegó justo cuando Collin estaba en bolas y el chaval no dejaba de mirarle los movimientos del pito mientras caminaba. Por suerte, Collin tenía un buen balancín entre las piernas, pero estaba a punto de comprobar que su pene, en comparación con el de London, se quedaba pequeño.

El equipo no le había mentido cuando dijeron que iba a recibir un pollón. Entró en el salón y vio a London desnudo. Todavía se estaba agarrando la polla delante de la cámara, timidete. La tenía larguísima y sobre todo muy pero que muy gorda. También se fijó en sus cojones, enormes y colgando detrás del rabo, igual de largos. Se dejó llevar por las emociones, se le levantó el pito y para sorpresa de todos se arrodilló y comenzó a chuparle la verga.

El sofá estaba justo detrás de Collin. London le empujó y tomó también su racción de rabo antes de recibir la mejor porción de culo de su vida y es que Collin tenía un trasero envidiable. Grande, redondito, suave, para plantar las dos manos en las nalgas y abrir raja a placer. Con culazos así London pensó que daba gusto hacer besitos negros.

London se puso un condón de su tamaño, XXL. Dio la vuelta a Collin, le abrió de piernas y le metió todo el trabuco. A cada embestida, las pelotas peludas de Collin le rozaban el estómago y le encantaba ver esa pichota meneándose mientras se lo follaba. Collin abría los ojos como platos, intentando digerir emocionalmente esa polla tan grande y todos los placeres que le provocaba.

Ese cabrón iba bien armado. La polla quedaba tan ajustada y el culazo de Collin estaba tan bueno que por un momento London tuvo que frenar para no correrse. Los dos se rieron juntos. Estaban demasiado buenos y esas cosas tenían que pasar. London contuvo la leche en los huevos, respiró hondo y dio la vuelta a Collin para darle por detrás.

La situación no mejoró sin mirarse cara a cara. Ver cómo su enorme pija se hundía en el agujero negro de ese culazo cincelado por el mejor de los escultores, hacía que no pudiera resistirse a reventarle por dentro con toda su lefa. Collin se sentó en sus piernas, dándole la espalda. London le fostió a pollazos desde abajo culminando la follada. Collin aprovechó para hacerse una paja y cuando terminó se dio la vuelta y se gachó para ver cómo London se rebajaba la picha. Recién corridos se pusieron de pie y compararon los tamaños de sus rabos antes de irse a la ducha.

VER A LONDON Y COLLIN EN GAYHOOPLA.COM

VER A LONDON Y COLLIN EN GAYHOOPLA.COM

Mostrar más
Botón volver arriba