Justin y Ethan O’Pry se unen a la orgía de Deacon, Asher, Manny, Tom Houston, Yannis Paluan, Bart Cuban, Ashton Montana y Jim Durden | Bel Ami X Sean Cody

La despedida final de la villa española iba a ser más larga y dura de lo que los chicos esperaban. Después de comerse los culos y las pollas, de sacarse todo el jarabe, tanto morreo, tanto cuerpo desnudo, rozándose unos con otros, sintiendo las caricias de los rabos sobre sus nalgas y sus muslos, Deacon, Asher, Manny, Tom Houston, Yannis Paluan, Bart Cuban, Ashton Montana y Jim Durden estaban preparados para una segunda ronda con las lanzas en alto.

Justin y Ethan O’Pry se habían quedado rezagados preparando las maletas y al entrar en el recibidor y encontrarse a todos los chicos en bolas retozando como animales en plena naturaleza, fueron bien recibidos para unirse a la fiesta de despedida. Cuantos más, mejor. Más rabos para chupar, más culos para follar. Sin orden ni concierto, comenzaron una orgía en la que cada cual miraba, se comía y se follaba a pelo al que más le apetecía.

No dejaban de aprender, de emular aquello que les gustaba. Asher se convirtió en el centro de atención del resto de chicos. Estaba cabalgándose la pija de Jim cuando Bart se acercó por detrás y le empaló una segunda polla. Todos se pajearon mirando cómo le penetraban a doble polla, cómo gemía y regalaba su culito a esos dos chulazos.

Lo tenía apretadísimo. Bart y Jim se dieron el lote restregando sus dos largas y enormes pollazas dentro de ese agujero. Bart tenía los huevos tan colgantes que no paraba de acariciar el rabo de Jim durante la penetración, dándole un aliciente extra. Al lado de ellos, el rubito guaperas Ashton lo gozaba abierto de piernas, permitiendo que los demás fueran pasando uno detrás de otro perforando su bonito culo, convirtiéndose en su putita.

Durante un buen rato no podían dejar de mirar la doble penetración. Verla desde atrás suponía un punto de no retorno donde creían que nada podría superar eso. Si la de Asher ya le quedaba super ajustada, ver cómo Bart se agarraba la chorra toda larga y gorda y se la metía por el agujero con tanta facilidad, esos dos rabacos dentro de un mismo agujero, los huevacos del empotrador de Bart meneándose entre sus piernas cada vez que metía su lanza hasta el fondo abriéndose camino.

Cuando Asher la sacó del culo, la tenía dura como una estaca. Dejaron hueco en la mesa al resto de chicos para que disfrutaran igual que ellos. Recompuestos de esa doble follada sin condón, Tom y Yannis se tumbaron en la mesa con los rabos en alto. Asher y Deacon se pusieron a cuatro patas mirando hacia ellos y les comieron las pollas mientras Ashton y Jim les cubrían por detrás.

Pero el culazo de Ashton era demasiado irresistible como para que no tuviera un buen rabo detrás. Ethan se encargó de metérsela. A Ashton le pilló desprevenido. Miró hacia atrás para ver quién había sido el chico atrevido. Al ver el torso sudoroso y con el six-pack bien marcado de Ethan, volvió a mirar hacia adelante, alegrándose de que fuera él quien se lo follara.

Los dos hicieron buenas migas y se salieron fuera de la mesa para seguir haciéndolo, dejando paso a Bart para que volviera a follarse, esta vez a solas, el culazo de Asher. Ashton no dejaba de mirar hacia atrás. Su cara llena de vicio, sonrojada, le dejaba en evidencia. El rabo y la energía de Ethan eran lo que necesitaba. Ningún culo era propiedad de nadie.

Todos se dieron un rodeo por en medio de la mesa, jalando los rabacos de Tom y Yannis, que no paraban de ver cómo una boquita tras otra se comían sus vergas siempre dispuestas. Los culitos suaves y redondos, blanquitos, las piernas entreabiertas con unas buenas pelotas colgando, estaban causando estragos. Deacon se abrió de piernas y se entregó a Justin, que estaba de muy buen ver.

Bart se arriesgó demasiado uniéndose a los chicos de la mesa. Sabía que en cuanto se tumbara, no le faltarían bocas para mamar su santa polla, tan larga, tan gruesa, tan descomunal. Tres boquitas a la vez que tuvo, la de Tom, la de Ashton y la de Yannis, este último el que más la disfrutó, intentando varias veces tragársela hasta besarle los huevos.

Jim se unió a Deacon y Justin, sentándose sobre la cara del primero, restregándole por toda la jeta sus pelotas y su falo erguido. Deacon sonrió de felicidad admirando el espectáculo, sintiendo en su cara el roce de las bolas. Las folladas eran cada vez más intensas y los pajeos y mamadas que se metían, también. Se habían formado varios grupitos en la estancia.

Los más jovencitos se arremolinaron en torno a Asher. Bart, Ashton y Tom se pajeaban efusivamente, observando cómo Ethan la metía por ese culazo. Fue Ethan el primero en soltar toda la leche. Sacó su larguísima pirula del ojete de Asher y se corrió encima de sus pelotas, de los pelos de la base de su polla. Le masajeó los huevos con el cipote, todavía corriéndose y se la volvió a meter.

Preparado para disparar, Tom separó las piernas, su pene se puso durísimo y empezó a meter a Asher una lluvia de esperma en toda la cara. Bart estaba también al límite de sus fuerzas. Llamó la atención de Tom para que se retirara y le diera paso. No era tan buen lanzados, pero por si algo era conocido era por tener un buen volcán de lava. La lefa fluyó por la gruesa y alargada raja de su cipote, lecheando, colgando por la punta de su rabo, en un incesante goteo que cayó a full sobre la barbilla de Asher, que se llevó a la boca toda esa polla enorme recién corrida.

Aprovechando que Deacon le estaba echando el aliento en la raja del culo y los huevos, Jim le dejó todos los sedimentos encima del cuello y el torso. Justin salió del interior de su culo, se la meneó a toda hostia y disparó a matar, dejando sus perdigones por todas partes, mojándose sus propias caderas, dejando la entrepierna de Deacon llena de munición.

Deacon también quería correrse sobre alguno de ellos, así que se la devolvió a Jim, pillándole por sorpresa, poniéndose de rodillas a su lado, agarrando su gorda y venosa pollaza y vertiendo toda su leche sobre su cuerpo. Manny y Justin se enamoraron de esa pija durísima, de su forma de expular lefa, de su cipote rojizo. Haciendo turnos, se la dejaron limpita entre los dos.

Mientras algunos rebañaban las sobras, relamiendo el semen de los abdominales y compartiéndola con dulces besos, otros se negaban a que la fiesta acabara. Ethan volvió a repetir plato follándose el culo de Asher. El jovencito Ashton no paraba de mirarles y acabó corriéndose encima de los dos, cerca de la cara de Ethan, que fue testigo directo de ese rabo sacándose toda la leche.

Asher tuvo al amante perfecto. Fue el último en ceder. Tenía a Ethan a un palmo, inclinado sobre él, dándolo todo. Podía ver su atractiva cara de cerca nublándole la razón, su cuerpo sudado, sus abdominales bien marcados. Cuando los lechazos salieron de su polla lo hicieron con un placer inmenso, lecherones espesos y blancos que se resistían a caer, haciendo virutas y piruetas sobre la punta del rabo. Otros tios se darían la mano, chocarían el puño e incluso se darían un abrazo para despedirse, pero estos estaban hechos de otra pasta.

VER BELAMI X SEANCODY FINAL ORGY EN BELAMIONLINE.COM

VER BELAMI X SEANCODY FINAL ORGY EN BELAMIONLINE.COM

VER BELAMI X SEANCODY FINAL ORGY EN SEANCODY.COM

VER BELAMI X SEANCODY FINAL ORGY EN SEANCODY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba