Tendencia

Deacon, Asher, Manny, Tom Houston, Yannis Paluan, Bart Cuban, Ashton Montana y Jim Durden se comen las pollas, los culos y se sacan la leche | Bel Ami X Sean Cody

BEL AMI ONLINE

Tocaba brindar con un buen vinito por el último día en la villa española en Barcelona donde tan buenos momentos habían vivido esas vacaciones. Deacon, Asher, Manny, Tom Houston, Yannis Paluan, Bart Cuban, Ashton Montana y Jim Durden pensaban disfrutar hasta el último momento de la mejor forma posible, así que después de comer, no se les ocurrió otra forma mejor que abandonarse todos juntos al placer en el comedor del recibidor principal.

Cuando Bart bajó por las escaleras directo al patio después de ducharse, siempre el último, se encontró la mesa vacía. Se preguntó dónde estarían los chicos. Picoteó un trozo de jamón, se dirigió al interior de la casa y allí se los encontró, todos juntos en el mismo lugar pero formando sus propios grupitos. Al fondo a Deacon y Ashton se les veía enamorados. Después de quitarse la ropa, a Deacon le faltó tiempo para ponerse de rodillas y saborear la larga piruleta de su amigo.

A la derecha Yannis y Tom apreciaban el espectacular torso de Manny, babeando con cada prenda que le quitaban, especialmente la camiseta, al ver esos pectorales musculosos y ese pecho peludo. Bart se unió a los que estaban más cerca, a Asher y a Jim, dándose el lote con un buen morreo a tres mientras todos se desprendían de las ropas y se quedaban desnudos en amor y compañía.

Deacon seguía dándole a la pipa del rubio, absolutamente deliciosa. Manny ya estaba sobre la mesa con manos que no dejaban de sobar sus curtidos abdominales y una boca que había descubierto lo grande y larga que la tenía. Pero para larga y gorda la de Bart, un pedazo de miembro descomunal que no pasó desapercibido para Asher, que se puso tan canchondo que fue el primero en subirse a la mesa a cuatro patas y ofrecer su culo para que se lo follara.

Al verle, otros se abrieron de piernas. El culazo de Manny en todo su esplendor se la puso bien dura a todos. Redondito, blanco, grande, con unos pelitos negros adornando la entrada de su agujero, totalmente irresisitible. La mesa era tan larga que más culitos tiernos se unieron a la fiesta. Aquello se estaba convirtiendo en un puto buffet con tanto culazo, con los huevos y las mingas colgando entre sus piernas, otros de pie sobre la mesa, dando de comer rabo y otros tantos saboreando esas rajas que se abrían como ostras al contacto de sus lenguas.

Hasta los más vergones pasaron por la ronda de la triple comida sobre la mesa. Manos pajeadoras que pasaban sus enormes pollas entre las piernas y relamían con gusto el rabo y los huevos para después internarse en las rajetas de esos culazos de empotradores que seguramente no estarían dispuestos a ser follados en esa velada tan especial. O quizá sí. Con tanto vicio y tanto tio desnudo, uno no sabía nunca cómo iban a terminar las cosas.

Una vez más Bart se confirtió e le rey de la jungla. Su atractiva cara, su sonrisa enamoradiza, su cuerpazo musculado con esas piernazas de atleta bien peludas y esa larguísima polla, le hicieron merecedor de tener varias bocas hambrientas deseando jalarle el miembro viril y las pelotas. Cuanto más s ela chupaban los chicos, más le crecía y más dura se le ponía y él sonriendo, ahí de pie, acariciando sus caritas, mirando lo bien que quedaba su larga pija sobre esas caras viciosas.

Con qué lujuria se la miraban. Cuando uno se la estaba metiendo dentro de la boca, los otros miraban hacia arriba para ver si le gustaba y enseguida se iban pasando el testigo para disfrutar de esa longaniza dura y cubierta de venas que sabía a gloria. Eso tan solo era el comienzo. Después no le faltarían pretendientes ni culos para follarse a pelo. El que más la disfrutó fue Ashton, que ya se estaba poniendo bizco mirando lo larga que era, con su pelito rubio mojado y la cara sonrojada de tanto mamar.

Miraran donde miraran, eran tantos que siempre había algo bueno con lo que alegrarse la vista. Tom pudo comprobarlo al descubrir que Deacon se había puesto a cuatro. No podía estar más buenorro, con un culazo tan bestial como el de Manny, con sus enormes pelotas colgando entre sus piernas y también su pollón todavía amorcillado, bamboleándose de lado a lado encapuchado, una capucha de pellejo que hacía mucho más atractiva todavía la forma de su polla.

A Jim se le había puesto ya bien dura. Se puso de pie sobre la mesa para que Asher y Ashton se la miran y la tenía tan dura, gorda, tocha y con los huevos colgando que enseguida tuvo dos boquitas atosigando su falo. Morritos, lengua, relamidas. Ese cipotón gigante y descontrolado con una buena raja que se ponía más grandote cuando los chicos hacían contacto con sus bocas.

Mamadas, pajeos, no se agotaba el hambre que tenían todos. Querían culos, rabos pelotas. Sabían que no podrían disfrutar de las folladas si antes no se pegaban una ronda de corridas. Las manos cada vez pajeaban más duro y más rápido y Jim fue le primero en correrse. Lo hizo de pie, sobre la mesa, con la cara de Asher enfrente, que tenía la boca abierta.

Asher seguía receptivo, quería más leche, quería convertirse en la putita de todos ellos. Ashton se puso de pie pajeándose sobre su cara y Tom se unió a él, los dos mano a mano por ver quién se corría primero. Casi a la vez soltaron unos buenos chorrazos y le dejaron pringando la cara de semen. Asher les comió las pollas, pasando el esperma de una a otra, poniéndoles cachondos. Retuvo el semen en su boca y les animó a besarle haciendo pucheros con toda esa lefa encima.

Ashton le lamío los morros sucios, se dieron un besito blanco y el muy guarrete se fue a por las pelotas de Manny, que se abrió de piernas y se emocionó la ver esa boquita saboreando sus partes nocles, cargadísima con la lefa de otro tio encima. Manny enseguida tuvo una legión de seguidores que querían ver cómo se corría. Dos cogiéndole de la cabecita, animándole, mientras otras dos bocas le lamían el ojete y le succionaban los huevos.

Así era imposible contener la leche. Gimió de gusto y les regaló a esas miradas lo que estaban esperando, una buena lechada, con semen blanquito y espeso choreando de su polla, una polla de nata que los chicos no dudaron en saborear como si fuera un helado, mamándosela y dejando el poso de sus babas y leche a la altura de donde habían llegado sus labios.

Qué rápidos eran los cabrones para cazarlas al vuelo. Para cuando Bart se empezó a pajear su enorme polla dispuesto a correrse, ya tenía cinco caritas esperando ansiosas por ver la lefada de ese pijote. El que se llevó la mejor parte fue Deacon, que sonrió de felicidad al tener el esperma de ese machote encima de su lengua. Pero los demás gamberros envidiosos no le dejaron disfrutarlo, enseguida Jim le cogió del cogote y le obligó a meterse esa pija corrida dentro de la boca.

Qué bonita se le quedó a Bart, todavía rígida, venosa, con el pellejo recubriendo su enorme cipote. Asher tuvo claro desde el principio dónde quería correrse. Puso a Manny tumbado bocarriba sobre la mesa, él se colocó de rodillas a su lado y le calcificó todo ese torso peludo, varonil y musculoso. Deacon, que todavía tenía los morros sucios con un buen colgajo de semen de Bart en la barbilla, degustador especialista, se inclinó y le chupó la punta del nabo llevándose otro buen calostro encima.

Mientras esperaban el tiempo reglamentario para que sus lanzas volvieran a estar preparadas, se dedicaron a ponerse bien juntitos, sintiendo sus cuerpazos musculados y sudados, morreándose unos a otros, sintiendo el roce de sus pollas en los muslos, en las nalgas, chocando unas con otras, todas caramelizadas. De seguir así, preveían que no iban a tardar mucho en tener otra vez las pollas duras para el segundo plato y para repetir postre.

VER BELAMI X SEANCODY FINAL ORGY EN BELAMIONLINE.COM

VER BELAMI X SEANCODY FINAL ORGY EN BELAMIONLINE.COM

VER BELAMI X SEANCODY FINAL ORGY EN SEANCODY.COM

VER BELAMI X SEANCODY FINAL ORGY EN SEANCODY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba