Tendencia

Roman Todd mete una enérgica follada sin condón a su colega de gym Chris White | Next Door

Gym Bros

Los gym eran una auténtica fuente de ideas para pajas. Las fantasías más cerdas se acumulaban en la cabeza durante los cuarenta y cinco minutos o más que Roman Todd y Chris White permanecían en él. Chicos que se quitaban la camiseta trabajándose sus poderosos músculos, culazos y paquetes que se marcaban por debajo de los pantalones cortos de algodón, algunos que se olvidaban de llevar calzones y cuando se subían a la cinta de correr sus enormes pollas no paraban de dar bandazos sobre la tela empujándola hacia adelante una y otra vez en un golpeteo hipnotizador.

La camadería en el gym era algo habitual. Aunque los había que iban solos, la mayoría se animaban más si lo hacían en compañía. Igual de importante era el esfuerzo trabajando en las máquinas como el mcomportamiento ideal de los chicos a la hora de ir a las duchas de los vestuarios, donde miraban por la naturaleza y, para no gastar agua de más, terminaban compartiendo ducha.

Allí, completamente desnudos, con los musculazos más marcados y definidos que nunca, el agua y el jabón resbalando por ellos, pasaban cosas que quedaban entre hombres. Con tanto cuerpazo al desnudo, Roman no pudo contener una erección. Puede que si no hubieran estado solos Chris le hubiera empujado instigándole a que se fuera al baño a hacerse una paja a rebajársela, pero esa vez se la cogió con la mano y sostuvo su verga sobre la palma saboreando el tacto de una polla grande, gorda y morcillona como esa.

A menudo los tios en el gym tenían que ocultar sentimientos, pro en el fondo, la mayoría si no todos, sabían apreciar si un tio era guapo, si estaba bueno y no podía escapar nunca de la necesidad de compararse las pollas para comprobar qué lugar les pertenecía, si eran de los que creían que iban bien dotados o si por el contrario descubrían que ahí fuera los había mejores.

La osadía de Chris hizo retroceder un paso a Roman en la ducha, teniendo que agarrarse a la barandilla de metal. El chaval iba a por todas. Empezó a restregarse su polla por la cadera, a tocársela, a besarle. Roman le plantó una mano en la parte superior de la cabeza y empujó hacia abajo para que se agachara y se la chupara. Al sentir los labios de un hombre arropando su picha, a Roman se le quedó la mirada perdida de gusto.

Después de esa primera sensación, le folló la boca y se quedó pendiente por si venía alguien y abría la puerta de los vestuarios. No le gustaba estar así incómodo pasándolo bien con otro tio, así que le propuso que se arreglaran y se fueran a sudar juntos otra vez pero esta vez a su apartamento y sobre la cama. Durante el trayecto, Roman se dio cuenta de que su copiloto iba todo el rato con la pola bien dura. Nada más entrar por la puerta, lo lanzó contra la cama, le bajó las bermudas y le mamó toda su larguísima y venosa pollaza.

En ese momento se dio cuenta de que ese cabronazo la tenía más larga que él todavía. Se desnudo y se dieron turnos para mamarse los rabos. La cosa podía haber quedado en un desliz, en algo más que una paja entre colegas, entre hermanos de gym, pero necesitaron mucho más. Ahora fue Chris el que lanzó a Roman sobre la cama de un empujón. Roman se quedó desnudo, con todo su alucinante y escultural cuerpazo sobre las sábanas, abierto de piernas. Chris le dijo que ni se moviera, se agachó y le empezó a acicalar el ojete del culo, a comerle los huevos y a chuparle la polla, un tres en uno.

Durante un breve instante, Roman pensó que se la iba a meter después de eso, pero en su lugar, Chris tomó asiento sobre su cuerpo, le agarró la polla con una mano por detrás y así, sin condón y mirando la cara de alucine de Roman, que notaba cómo su polla iba entrando por el agujero apretado del culazo de un tio, se la metió sin condón hasta el fondo.

Después de una sesión de gym, era simplemente alucinante lo mucho que podía cambiar una sesión de sexo. Sentir el poder de tus músculos, sentirte más fuerte y con más energía. Roman le metió unas buenas culeadas desde abajo y no paró de meterla y sacarla a toda hostia hasta ver cómo Chris empezaba a sudar y se inclinaba ante él en un acto de sumisión, totalmente poseído por su tremenda e infatigable pollaza.

Qué rico sentir su rabo y sus pelotas rebozándose alegremente por encima de sus abdominales recién trabajados. Chris se puso bocarriba, se abrió de piernas acercándose al borde de la cama, elevó el culete y Roman entró con todo penetrándole con una fuerza desmedida que parecía no tener fin, inagotable. Menudo culazo empotrador tenía. Chris le confesó que ninguno del gym se lo decía, pero que había rondando por ahí una lista con los mejores culazos y el suyo estaba en el puesto número uno.

Quería vérselo en plena acción. Todos se habían preguntado cómo luciría empotrando un trasero y Chris estaba a punto de disfrutarlo. Tal y como estaba con el culo en pompa, Roman se subió a la cama, se puso de rodillas y entre medias de sus piernas el cuerpo de Chris. En esta postura Chris pudo admirar la penetración y el culo de ese chulazo en primer plano. Y era alucinante, una belleza insuperable.

Quería más culo y se lo dio. Le dejó que le empotrara con fuerza por detrás. Además de guapo, atractivo y cachas, Roman era una taladradora humana hecha para satisfacer a los hombres. Escuchó sus gemiditos por detrás, cada vez más rápidos y seguidos. Chris se corrió y su semen cayó entre sus piernas hacia el suelo a chorrazos. En cuanto Roman le sacó la polla del culo, Chris se agachó y puso la cara.

Roman le agarró de los pelos y se la echó hacia atrás para tenerla bien a la vista cuando se la fusilara a trallazos. Chris supo que se venía algo grande, así que abrió la boca de par en par y sacó la lengua a tope. Un chorrazo de lefa salió disparado hacia la cama. El siguiente ya sí cayó en su boquita, en su barbilla. Cerró la boca para saborearlo, mientras le caía más leche encima. Le comió la polla toda corrida y se quedaron un rato desnuditos sobre la cama, besándose y compartiendo esa leche entre sus bocas como buenos hermanos de gym.

VER GYM BROS EN NEXTDOORSTUDIOS.COM

VER GYM BROS EN NEXTDOORSTUDIOS.COM

Mostrar más
Botón volver arriba