Tendencia

Viktor Rom, Nicholas Bardem, David Myburn y Roc Bcn se follan el tierno culito de Tyler Roma sin condones en las duchas

Que Viktor Rom estaba contento no era algo que pudiera advertirse solamente por la alegría con la que se enjabonaba el cuerpo en la ducha, ni por su cara de alegría, tampoco porque estuviera cantando o sole mio. Había en él algo por lo que se podía advertir que estaba alegre y ese algo destacaba potente entre sus piernas, un enorme rabo cilíndrico, gordo y duro que se enfilaba tieso hacia el frente.

Nicholas Bardem llegó justo en el momento en que necesitaba enjabonarse la espalda, justo en medio, justo en ese lugar donde nadie llega. Nicholas estaba cañón, con ese torno musculado, varonil y peludo, un daddy blanco de todas las miradas. Le frotó la espalda a Viktor, pero por poco tiempo, el que tardó en acariciar su culo, su muslo y pasarle la mano por delante para preguntarle si necesitaba ayuda con la polla.

Fue el jovento rubiales Tyler Roma el que les pilló jugando bajo la sduchas y el que no se pudo resistir al agraciado cuerpazo de Nicholas. Le faltó tiempo para sucumbir a ese torso de vicio, acercarse y rozarse macho con macho sintiendo el calor de su cuerpo. El rubito tenía un culazo perfecto, blanquito y suave que captó la atención de David Myburn. Enseguida se acercó por detrás, se agarró su tremenda chorra anillada por el cipote y le colocó el mandoble en la mismísima raja del culo deseando follárselo.

Por si había poco macho caliente bajo las duchas, el espacio se hizo aún más estrecho al llegar el más alto, el más cachas y el más pollón del grupo, Roc Bcn, un tiarrón enorme con una pedazo butifarra colgando que estaba de auténtico vicio. El zagal del equipo se sintió en la gloria, se puso de rodillas y rindió tributo a esos cuatro excelentes rabos, tan diferentes y variados en color y tamaño.

El gordo pollón de Viktor, la varonil pollaza de Nicholas, la gordísima y amorcillada de David y el espectacular chorizo de Roc, con ese pellejo gordo que recubría casi en su totalidad el cipote de su verga y le daba un morbo irresistible para mamones como Ty. Esos cuatro cabrones eran duros de pelar y no se conformaban con poco. Apreciaban las mamaditas, una boquita descapullando sus gordos pollones con avidez, pero pronto quisieron más y la garganta del benjamín del grupo se ensanchó para hacer un poder y tragar a tope.

Sabía que pronto querrían su culo y así fue. Terminó mirando hacia los azulejos, con la descomunal y gruesa polla de Viktor perforando su tierno culito blanco de lado a lado y sin condón. A su lado Nicholas esperaba su turno para divertirse y más allá David se esforzaba por rellenar el culo de Roc, el último del que Ty hubiera pensado que iba a donar su trasero para la causa.

Pero ahí estaban los dos, a cada extremo de la ducha, con las piernas abiertas, dejando pasar por la puerta de atrás a esos desconocidos que en unos segundos se habían hecho amigos. Follado por Viktor, que había cambiado de ojete, la enorme salchicha de Roc comenzó a crecer a pasos agigantados, algo que Nicholas enseguida vio venir. Se puso de cuclillas entre sus piernas, le agarró la chorra con delicadeza y empezó a mamar de ella como si fuera un biberón.

Tyler seguía con el culo abierto y recibía su tercera polla. Un tercero sumó el culo a la diversión. David agarró fuerte el mástil de la ducha y aguantó las embestidas de Viktor mientras Nicholas seguía enganchado a la suculenta pollaza de Roc, cada vez más grande, incapaz de despegarse de ella. Sólo la soltó para jugar a otro juego mejor: alzar a la sillita a Tyler para que Viktor abriera el camino y se lo follase en presencia de todos ellos bien cerquita.

Agarrado a las espaldarazas de Nicholas y David, perforado y con otro esperando el testigo, esos cuatro macho gimiendo, mojados, tan cerca de él, alentándose unos a otros para joderle el ano, recibió por el agujero la única polla que le faltaba, la de Roc. Se sintió querido, amado y follado como nunca, cuatro tios fornidos y bien dotados gozando de su culo, todos junto a él, protegiéndole.

Uno a uno fueron frotando la polla por el interior de su esfínter y ese no fue el único juego al que jugaron. Ese espacio se prestaba a hacer un trenecito de machos, con Tyler poniendo a favor del viento la máquina de su culo, detrás de él David penetrándole, este a su vez abriendo hueco para dejar pasar a Roc y por último Viktor como vagón de carga imprimiendo el ritmo.

El culazo de Ty terminó en manos de Viktor, que se lo folló a pelo en volandas disfrutando de su apretadísimo ano, mientras los otros tres se daban a las pajas y mamadas. Con tanto juego y cachondeo, los lechazos iban a ser cojonudos y el primero en apretar el culete para donar su esperma fue Nicholas, que tenía dos boquitas hambrientas esperando su leche. La dosis cayó en la barba de Roc y Tyler fue el que se merendó el pito recién corrido buscando oro.

El control de Viktor jodiendo el tremendo culazo del jovencito Tyler e intentando no correrse dentro de él fue tan brutal que justo cuando le sacaba la polla y se la agarraba con la mano, no e dio tiempo ni de arrearse un pajotazo porque la leche ya le estaba caldeando el cipote. Tyler giró la cabeza a tiempo y abrió la boca para recibir dentro de ella todos los chorrazos de semen. Un lechazo le maquilló la carita y saboreó ese gordísimo pollón morenote y gigante con todas sus ganas.

Cuando antes Nicholas se quedó embelesado del chorizote de Roc, no iba por mal camino. Volvió a agacharse para recibir su corrida en la cara. Un chorrazo blanco, potente y espeso le fusiló la garganta y le rebotó hasta salir de su boca. Casi se ahogó con tanto esperma y todavía le quedaba más en los cojones a ese artista. Arropó su cipote con los labios dándole besitos de amor mientras una ingente cantidad de leche seguía saliendo de su polla y le bañaba la boca y los morros en lefa. Se la metió dentro de la boca y esta vez tomó biberón de verdad.

Estaba tan contento que la compartió con su dueño y con Tyler, al que ya sólo le faltaba el mayor regalo que un hombre podía hacerle follando. David se lo dio, preñándole el culo, gimiendo de gusto como un condenado mientras su esperma se perdía por el interior de esas turgentes y preciosas nalgas. Ahora el que estaba contento menando su trasero bajo la ducha era Tyler, que se puso de espaldas para que sus cuatro nuevos amigos pudieran ver la leche saliendo de su ojete.

► También disponible aquí en el Just For Fans de Viktor Rom

► Mucho más en Viktor-Rom.com

PULSA AQUÍ PARA VER LA ESCENA COMPLETA EN ONLYFANS

PULSA AQUÍ PARA VER LA ESCENA COMPLETA EN ONLYFANS

Mostrar más
Botón volver arriba