Tendencia

Pablo Bravo y Viktor Rom se follan a la vez el culo y el coño de Billy Vega sin condones | Bravo Fucker

No acababan de abrir ni las puertas del local cuando Billy Vega ya se iba paseando por las mazmorras en busca de carne fresca. Delgadito y guapete, no pronunció palabra, no fuese que entre la reverberación de esas paredes se rompiese la magia. Tenía muy claro a quién hacer señas para que le acompañasen. Quería dos buenos tiarrones con los que iniciarse en el sexo duro y también tenía para ellos una sorpresa mayúscula.

Como perritos, Pablo Bravo y Viktor Rom acudieron a su llamada. No, no era tonto el chaval, había elegido a dos de los mejores chicos del local. Ni que tuviera un radar de pollas enormes en los ojos, porque había dado en el clavo. Entre los dos le hicieron un emparedado de machos y lo convirtieron en su putilla, haciéndole hincar las rodillas y obligándole a tragar polla de un lado y de otro. Dos pollones bien gordos y morenotes para resarcirse del hambre que traía de casa.

Pablo fue el primero en meterle mano y notó algo raro, se dio cuenta de que algo faltaba entre las piernas del chaval. No le dijo nada a Viktor antes de confirmar sus sospechas, cuando los dos se agacharon con la intención de hacerle una mamada a dos cabezas. “A ver esa polla“, gritó Viktor mientras Pablo le bajaba los plateados pantaloncitos cortos y ajustados que no marcaban nada de paquete.

Acercó bien la vista. Al principio no sabía si aquello era un micro pene, pero enseguida cayó en la cuenta de que era la vulva de un coño. Qué cabron. Preparados como estaban para abrir bien las bocas y merendar rabo, cambiaron el chip en un segundo y acercaron las caras turnándose para sacar sus largas lenguas y lamerle los labios del chochito.

También sabían cómo comerse uno de esos, con ricos lengüetazos que a Billy le volvieron loco. Bien mirado, ahora tenían los agujeros justos para divertirse los tres juntos, uno por el culo y el otro por el coñito. Era tan guapo el cabroncete que le follaron el coño y le petaron el culo como perros, primero a solas, ayudándose y lubricando las entradas con salivazos y después volviéndolo a meter en un bocadillo para darle por delante y por detrás, metiendo sus gordísimos rabos en esos agujeros tan calentitos.

VER AHORA LA ESCENA EN BRAVOFUCKER.COM

VER AHORA LA ESCENA EN BRAVOFUCKER.COM

Botón volver arriba
Cerrar