Pablo Pen juega a enseñar su pollón y su culazo en la piscina | Bentley Race

Le gusta llevar speedos a la piscina porque le encanta ser el centro de atención y diversión entre mujeres y hombres y viceversa. Pablo Pen sabe que tiene buena verga, que calza bien y que más de uno se relame escondiendo su mirada detrás de unas gafas de sol fingiendo ante su mujer que echa una cabezadita, cuando en realidad está mirando el paquete de otro hombre.

Un paquete gordo en el que se marca a la perfección una buena polla en todo su contorno. De vez en cuando se le ocurre llevar una talla de menos. Entonces se tumba en la hierba y abre un poco las piernas. La naturaleza de lo que lleva dentro del bañador hace el resto, cuando las costuras ceden y por todos los laterales se quedan a la vista rabo y huevos que son la comidilla de la piscina.

Pablo es todo un exhibicionista la que le gusta gustar. Es cuestión de tiempo que un tio se acerque y le proponga ir a un lugar apartado o a los baños públicos. Entonces les sorprende con su gorda pollaza, venosa y con capuchón y les da la mamada de su vida, dejando que el rabo crezca a lo largo y ancho dentro de sus bocas para sacarlo y observar sus caras de sorpresa al ver la pedazo barra que le ha crecido entre las piernas, un cilindro de dimensiones muy apetecibles con un cipote descomunal.

VER AHORA A PABLO PEN EN BENTLEYRACE.COM

VER AHORA A PABLO PEN EN BENTLEYRACE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba