Liam Cox le come la polla bien dura a Luke Ryder y se deja dar por culo sin condón en la piscina | Latin Leche

The Owner and the Pool Boy

MALE ACCESS 5 TOP GAY PORN SITES 1 ALL-ACCES PASS

A chicos como Liam Cox les llamaban piscineros porque los propietarios de las mansiones les veían limpiando sus piscinas, si bien valían para cualquier cosa. A más de uno de esos propietarios que tanto se reían de ellos tomando su cafelito, mirando al otro lado de la ventana cómo currraban, se les hubiera borrado la sonrisa de la cara si hubieran presenciado cómo esos piscineros se follaban y daban lo que querían a sus parejas cuando ellos no estaban.

Sin cuidarse durante tres cuartos del año, algunas piscinas requerían de un trabajo que duraba días. Sin más, en la que ahora estaba Liam, tenía toda la parte vacía desconchada. El dueño de la casa resultó ser Luke Ryder, un chico más o menos de su misma edad, bastante joven como para tener ya en posesión esos terrenos. Supuso que los había heredado de papá.

Fue bastante educado en comparación con otros, preguntándole si estaría todo listo ese mismo día. Cuando Liam tuvo que responderle que no, que necesitaría un día más de labor, Luke le dijo que entonces se iba a poner a tomar el sol en el césped. Lo que Liam no sabía es que esas palabras significaban que se iba a quedar en pelotas total sentado al borde de la piscina, con la polla dura ahí empinada entre las piernas.

Al girar la cabeza, Liam se encontró con el percal y se acercó a increparle que estuviera así delante de él mientras estaba trabajando, con miedo a perder su trabajo si otros vecinos les veían y pensaban cosas raras. Luke intentó calmarle. Liam estaba tan cerca de él, hacía tanto calor, ese tio estaba tan bueno, que cuando Luke empezó a acariciarle la mano y se la agarró, la posó en su muslo y le invitó a tocársela un poco, Liam la cogió con la mano descubriendo lo dura que estaba y se inclinó para metérsela en la boca.

Qué buena pija, larga y gordita y muy pero que muy dura. Después de varias mamadas, Liam intentó metérsela hasta el fondo de la garganta y casi lo consiguió, se quedó a las puertas de besarle los huevos cuando una arcada le sobrevino. No se dio por vencido y volvió a intentarlo. La mano de Luke revolviéndole el cabello, presionando, le hacía soñar con que podía conseguirlo. Otra arcada.

Pasarse el día comiendo rabos que era lo que más le gustaba y ganar pelas por ello. No podría haber imaginado que ese día terminaría así. Bajó las escaleras, metió la cabeza entre las piernas de Luke y le lamió los huevos y la polla. Una vez más se la volvió a agarrar. Estaba tan jodidamente dura que apenas podía enderezarla hacia abajo y aún así volvió a intentarlo, se la calzó dentro de la boca, notando ese gancho duro penetrándole más allá dle paladar y se la comió entera.

Había perdido ya la cuenta del tiempo que llevaba comiéndole la verga, pero es que le encantaba. Luke se puso detrás de él, le abrazó y le susurró al oído si quería ganarse una paga extra. Liam le dio como respuesta una sonrisa de las suyas, cautivadora. Luke le empujó para que se quedara a cuatro patas sobre las escaleras de la piscina, le bajó los pantalones y, tras confesarle que le ponía cachondo y que la tenía bien dura, se la metió por el culo sin condón.

Menuda bomba de culo se encontró, uno increíble capaz de tragarse su polla sin contemplaciones y que se mecía como un flan ante la poderosa fuerza de sus caderas cada vez que le arreaba. Por si Liam no se había dado cuenta todavía, Luke se inclinó sobre su espalda y le confesó que se la estaba metiendo entera. Ya lo sabía, por eso estaba así, sin poder cerrar la boca de asombro, gimiendo todo el rato, gozando de ese rabo tan duro perforándole por dentro.

Para haber sido tan cauto al ver simplemente al dueño desnudo en su propiedad, parecía importarle poco lo que dijeran o vieran los vecinos ahora que estaba ahí en el borde de la piscina, con el culo en pompa, dejándose taladrar ese culazo a pelo. Y al contrario de lo que pudiera creer, si le vieran así, le saldría más trabajo seguro, porque todos esos que iban de fieles a sus mujeres, estarían deseando quedarse solos en casa y poder follárselo a ratos.

Pero ahora ese culo era de Luke y de nadie más y lo estaba protegiendo con su cuerpo, dándole un gran placer con su pito duro y tieso. También demostró a Liam que sabía comer una polla y bajó a mamarle la suya, como anticipo de lo que estaba por venir. Se pajeó delante de él y entre besito y besito le hizo promenter que volvería. Se la cascó, apuntó hacia su cara y los dos se corrieron casi a la vez.

Toda la leche cayó sobre el torso de Liam, que se inclinó y terminó comiéndole la polla a Luke mientras este todavía estaba soltando sus últimos espasmos. Luke agarró a Liam de los pelos y le obligó a mirarle. Le encantó ver esa sonrisa de nuevo, con esa boquita mojada con su semen. Se agachó y le relamió con la lengua, cerdeando con su propia lefa.

VER LA ESCENA EN LATINLECHE.COM

VER LA ESCENA EN LATINLECHE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba