Brad Hunter presume de su mastodóntico pollón, se hace un pajote y se folla un apretado culito de goma | Bentley Race

MALE ACCESS 5 TOP GAY PORN SITES 1 ALL-ACCES PASS

Ese día de primavera australiana, Brad Hunter está más rico que nunca. Ha venido vestido con unos vaqueros cortitos y con una camiseta gris que se ajusta perfectamente a su atlético cuerpo, remarcando especialmente sus biceps y sus pectorales. Ben está deseando verle desnudo una vez más. Cuando se quita la camiseta, deja a la vista un torso alucinante, ese que uno espera encontrar al meterse en los vestuarios del equipo de fútbol de la universidad.

Aunque de donde va mejor dotado Brad es por la delantera, que ya se le marca con un bulto gigante en la huevera de los calzones, dibujando la forma de un rabo curvado hacia abajo, amoldándose al frontal de la tela como buenamente puede, lo primero que quiere enseñar el chaval es su culito. Tan delicioso como siempre, redondito, suave, de apariencia virginal.

Ahora sí se quita los calzones. A Ben no deja nunca de impresionarle el tamaño de esa verga. Es kilométrica, larguísima y bien gruesa. Brad tiene que hacer unas gestiones. Le deja el portártil para que las haga pero con una condición, que siga desnudo. Mientras Brad se concentra en la tarea, Ben se recrea con las vistas. La mirada se le va al rabo duro reposando contra el asiento, empinadito hacia arriba. De la presión al sentarse, un cojón se le sale por la izquierda.

Tras el trabajito, Brad vuelve a la carga. Posa para las fotos y acada sonido del obturador el rabo le va creciendo más y más, algo que parece imposible. Otra de las cosas que más le gusta a Ben de Brad es ver cómo le crece la polla. Al principio es una butifarra, un buen chorizo blanquito colgando entre las piernas, con su capucha puesta. Segundo a segundo se va poniendo dura, el pito se pone firme mirando hacia el frente, la piel se retrae del capullo dejándolo libre y rojizo.

Pone a su disposición todos los juguetes. Lubricante para mojar su polla y un culito de goma bien rico para verle follar. Le encanta el porte que tiene empotrando, con ese torso atlético y musculado. Podría quedarse mirándole horas. A punto de correrse, Brad toma asiento en el sofá y se machaca su mastodóntica pollaza. La boca entreabierta, gemiditos apagados y cada vez más seguidos, mirada perdida. Brad coge de nuevo el culo de goma, lo penetra a fondo y tras unos cuantos bombeos, saca el rabo y se corre encima.

VER A BRAD HUNTER EN BENTLEYRACE.COM

VER A BRAD HUNTER EN BENTLEYRACE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba