Tendencia

Los chulazos bien dotados Malik Delgaty y Clark Delgaty se follan a pachas y sin condones la boca y el apretado culito de Chris Cool | MEN

Jackhammered & Drilled Part 2

Mira que los hermanos Delgaty habían trabajado en multitud de casas de clientes que estaban mal de la azotea, pero no recordaban ninguna situación ni medio parecida a la que estaban viviendo en esos momentos. De reformas, haciendo agujeros con el taladro y pintando, Chris Cool, el dueño de la nueva casa que les había contratado no hacía más que exhibir su agraciada larga polla ante ellos, haciéndoles ver que ellos no eran los únicos que la tenían grande.

Lo habría supuesto por lo buenorros que estaban Malik Delgaty y Clark Delgaty, luciendo músculos con la camiseta blanca de tirantes y los vaqueros, que no de dejaban lugar a dudas que ahí debajo había unos culazos de campeonato y unos paquetes enormes. No iba desencaminado. Primero se presentó a Clark meneando su rabo haciendo molinillos, luego fue donde estaba Malik, le hizo un calvo, se agarró las cachas con las dos manos y le enseñó su agujero.

La gota que colmó el vaso fue una paja que se hizo en la pared recién pintada. En ese momento Malik y su hermano se miraron, asintieron con la cabeza y no les hizo falta decirse nada más para dejar claro que ese tio iba a tener su merecido. No sabía de lo que eran capaces los hermanos Delgaty. El caso es que al final ese cabrón se la había puesto bien dura a los dos, que de tanto trabajar necesitaban un buen agujero donde meterla.

Cuando fueron a buscarle el tio se había escabullido. Malik siguió trabajando, con la tienda de campaña montada y el rabo a punto de salírsele por el bolsillo izquierdo. Fue a por su caja de herramientas justo al lugar donde Chris aguardaba para hacer su siguiente faena, pero desde el agujero donde estaba podía ver el paquetón de Malik y se puso tan cachondo que terminó sacabdo la cabeza por el hueco y le dio con ella a Malik en todos los huevos.

Con un buen cabreo encima, Malik cogió a ese perro de los pelos con una mano, con la otra se sacó el cinturón, se bajó la cremallera de la bragueta, cogió su pedazo polla, le dio una paliza en la jeta y se la restregó por toda la cara, le puso en las napias los huevos bien sudados y le metió la polla por la boca follándoselo hasta penetrarle la garganta.

El rabo le quedaba grande, pero qué bien se lo comía, con todas las ganas. No quedó centímetro de esa pirula sin sus babas y Chris ya tenía los morros totalmente mojados. Malik cada vez con la pija más dura, disfrutando del contacto de esos labios suaves, de su lengua juguetona y de lo tragón que era. Su hermano Clark llegó en el momento justo. Malik le invitó a desnudarse y hacerse con la otra parte del pastel. Chris, que notó la presencia de otro macho en la habitación, se puso loco de alegría.

Que los hermanos Delgaty eran hermanos no era solo una cuestión de rasgos faciales y parecidos. Cuando Clark se bajó los pantalones y su enorme polla dura y grande se quedó tiesa y rebotando entre sus piernas, quedó bien claro, por si aún quedaba alguna duda, que los dos habían salido del mismo lugar. Inclinó un poco la polla hacia abajo, justo hacia el agujero abierto en el mueble donde Chris tenía preparado el culo abierto y se la metió sin condón.

Después de varios minutos sin haber soltado la polla de Malik de la boca, Chris la dejó unos segundos para gemir y gritar al sentir ese pedazo pollón clavándose en sus entrañas. Entraba super ajustada, ni siquiera entera de lo larga y gorda que la tenía. Ahí estaban dándolo todo los hermanos Delgaty, los mejores empotradores del planeta, taponando y divirtiéndose juntos explorando los dos agujeros de ese tio.

El meterla por los agujeritos les había hecho olvidar lo incómodo que era follarse a un tio dentro de una cajonera. Lo sacaron de ella e intercambiaron los papeles. Ahora era Clark el que le ponía a mamar rabo mientras Malik le jodía los pantalones y los calzoncillos para hacerse un merecido hueco dentro de su raja. Otra vez esos gemiditos de Chris al notar una polla bien grande y gorda deslizándose por las paredes de su fogoso ano.

La forma de los penes de esos dos hermanos le estaban volviendo loco. Era amor y necesidad lo que sentía por ellos. No eran excesivamente gordos pero por su forma lo parecían y tenían un tamaño y grosor tan uniformes desde la base hasta el cipote descapullado que incluso les hacían parecer más largos todavía de lo que ya eran. Estaban simplemente apetitosos y los dos tiarrones fornidos que los portaban no podían estar más ricos.

Les había visto hacer agujeros y quería que le abrieran uno bien grande en el culo. Se tumbó con la parte alta de la espalda pegada al suelo y elevó el trasero hacia arriba dejándolo en vertical para que se despacharan a gusto consintiéndoles que le taladraran de arriba a abajo todo el esfínter. Malik se puso los galones e hizo los honores penetrando ese culazo estrechito. Clark se puso en posición de flexiones con el rabo apuntando hacia la cara de Chris y le folló la boca. Otra vez con los dos agujeros llenos de placer.

Le tumbaron sobre la cajonera y se cedieron turnos para penetrarle. Chris no podía dejar de mirar sus caras, sus músculos, sus fuertes biceps, los gestos de sus caras disfrutando del agujero de su culo, cómo un hermano miraba la polla del otro mientras la metía por el ojete toda prieta, la forma en la que incluso se daban palmaditas en las nalgas al estilo equipo de fútbol en mitad del campo para darse ánimos.

El que no se lo follaba, se quedaba mirando y pajeándose. De repente el agujero del culo de Chris se cerró a cal y canto y ya no había quien se lo abriera. Clark lo intentó y mientras lo hacía, Chris se puso tan cachondo que se corrió encima. Sabía que eran hermanos porque lo había visto en sus apellidos al contratarles, porque tenían un gran parecido, porque sus rabos eran gratificantemente iguales. Se preguntó si hasta en la forma de disparar leche  se parecerían también.

Estaba a punto de comprobarlo. Se arrodilló en mitad de la habitación. Los hermanos acudieron uno a cada lado de él polla en mano, zurciéndosela. Malik fue el primero en correrse de gusto. Un primer trallazo salió escopetado hacia arriba, cayendo sobre la cara y la boca de Chris, el resto de la lefa saliendo de la raja de su polla y deslizándose por su cara inferior, chorreando de vicio.

No se había recompuesto todavía del saborcito de esa leche, de ese lefote grumoso que de repente apareció de la punta del rabo, un calostro brillante y cargado de espermatozoides, cuando Clark gimió de gusto, le entró una onda electrizante por todo el cuerpo y, agarrándose la polla con las dos manos, la estrujó hasta entregar todo su semen en la boca y los morros de ese cabronazo.

Con la cara sucia y satisfecho, Chris pareció calmarse y terminó convirtiéndose en todo un esclavo al servicio de los hermanos Delgaty, que lo primero que hicieron fue entregarle el rodillo de pintura para que eliminara d ela pared todo el rastro de paja.

VER JACKHAMMERED & DRILLED EN MEN.COM

VER JACKHAMMERED & DRILLED EN MEN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba