Kristian Bresson seduce a la cámara con su mirada, su cuerpo, su culete peludo y su descomunal rabo | Bel Ami Online

Es bueno jugando al escondite con su personalidad, muy tímido. El fotógrafo se pregunta si podrá sacar de Kristian Bresson a ese animalillo que todos los hombres llevamos dentro, porque si lo consigue, aunque sea apenas un poquito, sabe que este guapísimo yogurín rompecorazones se va a convertir en ídolo de las pajas de hombres jóvenes y adultos. De los de poner su foto en la carpeta.

Se pasea por la habitación con sus calzoncillos de color rojo, cogiendo confianza con su entorno para ver si es amistoso. Lo es. Hace su primera insinuación a la cámara dándole la espalda, frente a la ventana, bajándose la parte de atrás de los gayumbos. Tiene un culete peludo de esos que cualquier macho con ganas de meterla por un agujero le cogería a dos manos hasta destrozarlo con su polla de lo rico que está.

La primera vez que reposa completamente desnudo en el sofá, rezuma virilidad por todos sus poros. El tronco superior de su cuerpo, definito, fibrado y suave, contrasta con la inferior, todo machote y pelos, en la base de la polla, por el culo, en las piernas. El rabo, todavía dormidito, reposa bien largo y encapuchado sobre unos huevos de los que cuelgan tanto, que se le meten por la raja del culo.

No puede ser más perfecto, con esa sonrisa en apariencia tímida, pero que va cargada como un dardo directo al corazón de quien le mira con deseo. Al volver a enfocar hacia su entrepierna, ese rabo dormido se ha convertido en un pedazo pollón más largo y grande que una banana, con un cipote rosáceo y grueso destacando en la punta y un tronco más grueso a partir del primer tercio del mango.

Es diestro y le gusta cascársela de la forma tradicional, metiéndose una buena puñeta mastrubando su flipante pija con dureza. Los cojones acompañan ese movimiento y bailotean hacia arriba y hacia abajo cargándose de leche. Se mira fíjamente a la polla cuando está a punto de correse. El semen escapa sin control y suelta un chorrazo disperso que sobrevuela su entrepierna para caer de lleno sobre los pelos de su muslo izquierdo y sus pelotas.

VER A KRISTIAN BRESSON EN BELAMIONLINE.COM

VER A KRISTIAN BRESSON EN BELAMIONLINE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba