Tomas Brand y Gustavo Cruz se hacen un flip-fuck sin condones | Lucas Entertainment

Gentlemen 29: Servicing The CEO

Dominar culos era la actividad preferida de Gustavo Cruz. Los chavalitos caían rendidos y se abrían de piernas sin pensarlo ante su enorme y descomunal polla de veinticuatro centímetros. Pero había una regla no escrita entre hombres que decía que a los veteranos se les debía un merecido respeto, así que cuando Gustavo vio a Tomas Brand, conservando un atractivo inusual en hombres de su edad, todo cachas y con otro pollón tan grande como el suyo, se le cayeron literalmente los calzones al suelo y se entregó a él en cuerpo y alma.

Agarrado a sus muslos, sentado sobre sus piernas, ensartado en su vigorosa polla, con el torso arqueado hacia atrás, gimiendo, sintiendo esa barra enorme y caliente en su interior, mientras su rabo y sus pelotas rebotaban alegres sobre los abdominales de ese macho dominante regalando a Tomas unas vistas increíbles. Pensó que le iba a preñar por dentro, porque un chico guapo y fuerte como él suponía un postre delicioso para un veteran de guerra, pero lejos de correrse, Tomas incluso le propinó una buena culeada desde abajo jodiéndole el ojal.

Su regalo no tardó en llegar. Tomas estaba en la camita, tumbado bocarriba, cuando de repente elevó las piernas y las separó dejando abierto su espectacular culazo. A Gus no hizo falta que nadie le dijera nada. Se agarró la polla con una mano y la condujo sin condón al calor de ese orificio follándoselo como mejor sabía. Mientras lo hacía, la mirada de Tomas se concentró en su cara y en su cuerpo y Gustavo observó como se meneaba el rabo con intención de correrse.

Sentir que gustaba, que otro tio se la estaba cascando a tu salud, era una sensación lujuriosa y placentera, tanto como ver a un tiarrón imponente y musculoso tumbado en la cama, desplazándose hacia arriba y hacia abajo al son de sus pollazos. Esperó a que se corriese para sacar rápido el pollón y pajeárselo. Menuda guarrada hicieron en pocos segundos. Muslos, manos, rabos, huevos, la barriga de Tomas llena de lefa. En cuanto Tomas vio salir el primer chorrazo de esperma despuntando por el rabo de Gustavo, supo que se venía una buena.

VER SERVICING THE CEO EN LUCASENTERTAINMENT.COM

VER SERVICING THE CEO EN LUCASENTERTAINMENT.COM

Mostrar más
Botón volver arriba