Tendencia

Angel Cruz penetra sin condón el culazo de JP Dubois, se corren en la boca y cerdean con la lefa en los morros | Himeros TV

Forbidden Feelings

Después del entrenamiento en el gym, una ducha les había dejado como nuevos y tanto Angel Cruz como JP Dubois volvían a tener ganas de guerra. Midieron sus fuerzas con una pelea de gallos en la cama y enseguida volvieron a sudar, a quitarse las camisetas, a sentir la potencia de sus músculos, el roce de sus cuerpos y las ganas incontrolables de quedarse en bolas y hacer guarradas.

Angel ganó el primer asalto, así que se sentó sobre los pectorales de JP, se inclinó sobre su cuerpo, le desabrochó los vaqueros, levantó la goma de los calzones, sacó de ellos una picha bien larga y todavía flácida y se la empezó a chupar. Era como un trozo de nube gorda dentro de su boca, a la que podía estirar a placer. Dioa la vuelta a JP y admiró su redondito culazo. Tantas sentadillas le habían esculpido un trasero follable.

Le dio unos cachetitos observando fijamente cómo se menaban las nalgas como flanes y hundió los morros en su profunda raja. Con premura, se quitó los pantalones. Ahora los dos estaban completamente en bolas, con unas buenas mingas colgando. Angel estaba deseando que JP le chupara la polla. Se sentó en la cama, se abrió de piernas y dejó que JP le hiciera una buena mamada.

El cabrón se puso bocabajo para hacerlo, lo que le daba a Angel unas vistas de escándalo, con ese culazo pomposo y redondito al fondo que no hacía más que llamar su atención todo el rato. Para colmo, el pelirrojo la chupaba de vicio, lo cual no era para menos, teniendo en cuenta el pollón que calzaba Angel, venoso, largo y guapísimo, digno de hacer mil reverencias.

A pesar de que la mamada le estaba encantando, Angel era de impulsos y necesitaba ese culazo. Se le ocurrió la forma de tener las dos cosas, un sesenta y nueve. Hizo a JP darse la vuelta y plantarle el trasero en toda la jeta. Angel cruzó los brazos por detrás de su cabeza y se dejó asfixiar por esas nalgas que le ponían super cerdo.

La polla de JP retozaba entre sus pectorales mientras se llenaba la boca con su rabo. Satisfecho de culo, al notar que algo grande aprovechaba su torso para hacerse una paja, le entraron ganas de polla. Angel la tenía grande, pero la de JP lo era más todavía. Larguísima, irregular y tremendamente gorda, Angel dio cuenta de ella chupando, azotándose y llenándose la boca de gusto.

Habiendo complacido a JP por delante y por detrás como se merecía, ahora era él el que se merecía el premio gordo. JP se puso a cuatro patas, Angel midió su polla amoldándola en el hueco de esa raja profunda y se lo folló sin condón. Joder qué preñada tenía, era como estar metiéndola en una almohada mullidita, pero no de las que te la acariciaba, sino de las que te la recubrían perfecta amoldándose a tu paso.

Volvio a tumbarse sobre la cama y dejó que JP le montara sentándose en su verga. Ese culazo no dejaba de masturbarle la polla, sentándose hasta rozarle la bolsa de los cojones con las nalgas y Angel estaba poniéndose las botas, mirando cómo el enorme rabo de JP rebotaba sobre su pecho cada vez que saltaba. Estaba a punto de correrse.

JP se sacó el rabo de su culo y bajó a pajearle. Cuando a Angel le vino el gustillo de la corrida, tomó el control de su polla, la inclinó hacia la cara de JP, que dejó la boquita entreabierta y empezó a rozarle el frenillo con los pelos del bigote y empezó a lefarle todos los morros. JP se acercó a Angel, que empezó a relamer su propia lefa de los labios y la lengua de ese cerdaco mamón.

Se la devolvió con creces. Cuando JP se cascó el pajote, ahí estaba Angel con la cara a punto para recibir. Dejó que se escapara el primer lechazo por miedo a atragantarse con tal cantidad de lefa espesa, pero el siguiente se lo zampó. Le llenó tanto la boca que terminó escupiendo semen. Se quedaron un buen rato retozando sobre la cama, besándose, sintiendo la leche resbaladiza entre los labios.

VER FORBIDDEN FEELINGS EN HIMEROS.TV

VER FORBIDDEN FEELINGS EN HIMEROS.TV

Mostrar más
Botón volver arriba