Tendencia

Antonio Miracle mete un folladón a Paco en la sala secreta del gym | Men At Play

The Secret Chamber

Decenas de taquillas en los vestuarios, hacían soñar a Paco con el momento en que aquel nuevo gimnasio, que Antonio Miracle le estaba enseñando, estuviera a tope con montones de tios quitándose los gayumbos, paseando sus largas chorras de aquí para allá, sudor y olor a hombre, alimentando el hambre perra de tios como él que se volvían locos mirando a los pibes.

En el tour parece que al encargado se le pasó mencionar esa estancia que había más allá de un dintel del que colgaban unas cuerdas de goma. Sólo para personal autorizado. Dejó seguir a Antonio, que terminó hablando solo mientras Paco se introducía en la cámara secreta y se sentía como un personaje sacado de un libro, pero uno de estos de Grey, que es lo que sintió al ver tantos artilugios destinados a pasar una tarde de locura follatoria.

Los cojones y la polla empezaron a pesarle en los calzones a medida que recorría el largo pasillo con montones de habitaciones a sus lados. Todos preparados para encuentros sexuales. Imaginó en ellas a tiarrones cachas recién sudados dando y merendando rabos a placer. Al final del pasillo, una sala especial, sólo apta para los más tragones, un suspensorio de cuero en mitad de una sala, perfecto para que un culo vicioso se dejara follar por las decenas de tios que cabían allí.

Paco se asustó cuando Antonio le alcanzó y llamó su atención, sumergido como estaba en sus fantasías. En lugar de mandarle fuera, decidió estrenar con él la sala del amor. Antonio le obligó a agacharse, se sacó la porra de la bragueta y le puso a comer rabo. Los tios grandotes como él y tan masculinos no le impresionaban, tenía una polla larga, dura y bien gorda para hacer que se pusieran a cuatro patas nada más verla.

El cabrón peludo estaba buenísimo. Le dio la vuelta y metió su rabo por la parte de atrás de los calzones, masturbándose la polla atrapada entre la tela y una de las nalgas del enorme y potente culazo. Se los dejó tipo slip, metiéndole la tela por la raja del culo, todavía con su polla aprisionada por las gomas elásticas de los gayumbos y siguió arreándose un buen pajote.

Cuando menos se lo esperaba, le metió la polla dentro del agujero y empezó a follárselo a pollazos. El tiarrón gritaba de dolor y gusto, pero quería más. En nada lo tuvo sudando como un pollo, dejando su olor a macho por toda la estancia. No quiso ni imaginar lo que habría supuesto el gym en hora punta y ese tio deseando rebibir pollas. Saldría de allí irreconocible con una máscara facial.

Menudo culazo atrapa pollas tenía el cabrón, se la tragaba enterita. Probaron la resistencia del suspensorio. Antonio le estaba dando tan duro que también estaba empezando a sudar de lo lindo. Paco se agarró la polla y aprovechó la follada para correrse encima de toda la pelambrera. Cuando levantó sus posaderas del cuero, había dejado una buena marca de la forma de su culazo y propina de macho. Antonio ni pensó en limpiarlo, pues si algo sabía era que para los fetichistas aquello era todo un regalo.

VER THE SECRET CHAMBER EN MENATPLAY.COM

VER THE SECRET CHAMBER EN MENATPLAY.COM

Botón volver arriba
Cerrar