Claudio Medina y Diggory penetran por turnos el culazo de Randy Junior sin condón con sus enormes rabos | Tim Tales

Randy's first 3some

El chaval era un conquistador y sabía cómo llevarse al catre a muchos chulazos usando sus habilidades, esa miradita de cachorro tierno pero a la vez de pillín, su carita guapetona, un increíble cuerpazo digno de escaparate y una considerable y generosa polla larga y gorda con la que le gustaba mancillar lo más sagrado de cada culo.

Pero lo que Randy Junior no podía controlar era la irresistible atracción que generaba en los tios grandotes y super pollones, lo que hacía que a menudo fuese carne de cañón en los vestuarios y las duchas de los gimnasios o en callejones a oscuras a la vuelta de las discos. Randy era como el caramelo más jugoso a la puerta del colegio.

Fue practicando deporte por el parque cuando dos tios que también se estaban echando unas carreras se aproximaron a él. La conversación deportiva derivó, no supo cómo, a la ropa interior y Claudio Medina y Diggory le confesaron que no llevaban gayumbos. Era evidente por los porrazos que daban sus larguísimas pollas levantando la tela de los pantalones de deporte a cada zancada, pero por si quedaba alguna duda, Diggory le agarró la mano y le obligó a metérsela entre las piernas. Efectivamente no llevaba ropa interior y la tenía enorme. Claudio le agarró la otra mano e hizo lo mismo. Cuando quiso darse cuenta, Randy estaba agarrando cuarenta y seis centímetros de rabo, veintitrés en cada mano.

Fueron entre unos matorrales donde nadie pudiera verlos y se las enseñaron morcillonas. Se lo camelaron a besos y cruzaron unas pajillas antes de llevárselo a casa. Randy se puso cómodo en el sofá, pajeándose el rabo mientras esos dos chavales se ponían uno a cada lado dándole de comer polla. Con ese tamaño le mantenían la boca abierta todo el rabo. Impresionante la colgadura de cojones de Diggory, que cada vez que le empalaba la boca, le rozaba en el hombro con la bolsa de los huevos.

Claudio era más de meter el martillo neumático. Fue encajarla dentro de su culo sin condón y el tio lo dio todo. Las única diferencias entre esos dos rabos era el color. Randy ni se dio cuenta del cambio cuando se dieron la alternativa para petarle el agujero. De repente ahora tenía en su mano y dentro de su boca un enorme pollón negro que chupar. Acostumbrado a pollas enormes como esas, se lo pasó de vicio, igual que Claudio y Diggory penetrando por turnos al chaval que estaba buenísimo. Claudio sacó la polla justo a tiempo para dejarle le culo decorado de lefa, Diggory hizo lo propio con sus morritos, dejándoselos con una sonrisa lechera, la que le salió del alma a Randy cuando se cascó una paja sintiéndose chopped entre el bocadillo de esos dos maromos super dotados.

VER RANDY’S FIRST 3SOME EN TIMTALES.COM

VER RANDY’S FIRST 3SOME EN TIMTALES.COM

Botón volver arriba
Cerrar