Vadim Romanov se folla a pelo el culazo del guaperas Carlos Fontana y le mete toda la lefa por la boca | Fucker Mate

Cuando en el piso los dos se levantaban cachondos, tocaba jugar, lo cual sucedía la mayoría de los días. Vadim Romanov le llamaba, entornaba las puertas dejando su paquete morcillón justo en medio impidiendo el cierre, con una larga vara haciendo ceder la tela rosa de los calzones hacia el frente y hacia abajo y Carlos Fontana acudía gateando.

Todavía con la polla encerrada en los gayumbos, Carlos abría la boca de par en par y le comía la forma del cipote. Poco duraba lamiendo la tela. Enseguida le practicaba ese movimiento profesional al que los hombres ya estamos acostumbrados por la de veces que nos sacamos el rabo por le lateral de los calzones para echar una meada.

Larguísima y gorda, le pegaba unas caladas y la volvía a encerrar en los gayumbos, ahora más tiesa. Era casi como estar delante de la impresionante trompa de un elefante. La tela cedía tanto que daba para poder masturbarle el rabo a dos manos. Carlos empleó sólo una para atraparla bien y humedeció toda la parte delantera.

Cómo le gustaba sacarla y meterla, pero sobre todo pajear y chupar. Ahí estaba atento Vadim, que le cogía por la muñeca y le ayudaba a realizar amplios movimientos de paja. Después le ponía una manita en la nuca, le daba unas suaves hostias en los mofletes y le obligaba a tragar. Carlos lo intentaba, el cipote se le quedaba dejándole sin respiración, atrapado en su garganta, pero la tenía tan larga que apenas lograba comerle más de la mitad.

A cambio se la rebozaba por su barbita de tres días y su bigote, brindándole el gustito del raspado y se dejaba dar azotes de polla en la cara como un cerdaco. Vadim se tumbó y puso en vertical su gran torre. Carlos intentó tragársela de nuevo, concentrando su preciosa mirada en la de ese arquitecto y en su cara se dibujaba el vivo rostro del esfuerzo, a boca llena y con la cara sonrojada.

Vadim parecía dispuesto a hacerle tragar polla como fuera. Si no podía ser de pie y tampoco tumbado, se la haría comer a pollazos follándole la jeta. Tumbó a Carlos en la cama boca arriba, él se puso sobre su cuerpo en posición de flexiones mirando en dirección contraria con el largo rabo apuntando a la boca del guaperas y se la metió dentro a la fuerza.

La vista que tenía desde ahí, esa boquita, esos labios lamiendo cada centímetro de su grueso rabo, le puso a Vadim más cachondo y por ende se le puso más dura todavía, por lo que ya no le entraba por la boca ni la mitad. Se incorporó casi sentándose sobre la cabeza del chaval y le dio un festín de rabo y pelotas, intercalando la empitonada con un nuevo rebozado de polla por toda la cara.

El tio era tan guapo que se puso hasta nervioso cuando le colocó a cuatro patas. Entre sus piernazas algo peludas destacaban unos grandes huevacos y también se distinguía la sugerente forma larga de un pito todavía morcillón y encapuchado. Meterle un dedo por el culo, escucharle gemir y verle voltear esa cara linda hacia atrás, intentando mirar hacia lo que le estaba dando tanto gusto, era un regalo.

Igual que ya hico con la cara, le azotó los cachetes del culo y la raja con la butifarra, se escupió en la mano para lubricar su polla con saliva y le metió la polla gorda por el culo sin condón. Se la dejó ahí unos segundos antes de empezar a hacer cualquier movimiento, intentando que se acostumbrase al molde. Estaba convencido de que ese chulazo era un tragón y lo iba a demostrar.

Comenzó con suaves estocadas y terminó con una tralla de pollazos que hicieron que Carlos se fuese incorporando cada vez más hasta que la enorme polla se le salió por el culo. Ahora no se iba a escapar. Se tumbó boca arriba, elevó las piernas, Vadim se las dejó bloqueadas con los brazos a cada lado, volvió a ponerse en posición de flexiones y le insertó el rabaco.

Menuda culeada le dio, metiéndole la polla toda entera, de principio a fin, una y otra vez. Carlos terminó gimiendo como una zorrita y pasándole una manita por detrás del cogote agradeciéndole la follada. ¿Ves como te la podías tragar entera? El chaval estaba bien bueno, tenía un cuerpazo, guapísimo, Vadim podía ver cómo su polla entraba por su culo, más apretada imposible. Todo iba a favor de corrida, pero tenía que aguantar.

Le gustaba especialmente la forma de ese culito blanco cuando el chaval estaba de pie. Pero como no iba a perder tiempo cambiándole de postura, le volteó rápidamente de lado sobre la cama, cogió su pierna derecha pasándola por encima de su hombro, haciendo que el chaval estuviese con el culete tan apretado como al estar de pie y le metió la polla por el ojete mientras observaba esa forma tan bonita.

Quedaba la prueba de fuego, pero Carlos ya la tenía más que superada, o eso parecía, tomar asiento sobre el gran trono. Lo hizo dándole la espalda, aunque fue Vadim el que volvió a meterle el martillo neumático por el trasero, haciendo que Carlos acabase poco a poco con la espalda pegada al colchón mientras Vadim se lo follaba en una suerte de lado y desde atrás.

Carlos volvió a tumbarse sobre la cama y abrió las piernas para que Vadim se lo follara por última vez antes de cascarse un pajote. Cuando Carlos se corrió, Vadim le sacó la polla dle culo con la intención de bañarle en semen la polla y los cojones, pero ver ahí delante esa carita guapa con esos ojazos mirando su polla y esos morritos esperando que le salpicaran en toda la jeta, hizo que Vadim cambiara de idea.

Carlos abrió la boca, sacó la lengua y Vadim puso justo el cipote sobre ella. Intentó controlar los espasmos del gusto que le provocaba la corrida para que no se saliera nada de leche de aquella boca viciosa y le plantó un buen chorrazo de esperma sobre la lengua. La visión de un guaperas así digiriendo todo su semen, le hizo correrse de gusto durante un buen rato. Le había dejado la lengua como un buen cuenco de leche del que apenas se habían escapado un par de chorretes descontrolados por el labo inferior y la barbilla. El resto todo dentro.

 VER AHORA A VADIM Y CARLOS EN FUCKERMATE.COM

 VER AHORA A VADIM Y CARLOS EN FUCKERMATE.COM

Botón volver arriba
Cerrar