Blake Mitchell se folla al rubiales guaperas Sven Basquiat sin condón y le arrea un facial lechero | Bel Ami Online

La peli de Solo en Casa pilla muy lejos a estos dos, pero si algo le enseñó a Sven Basquiat fue a tratar a sus invitados como se merecen y a disfrutar como un enano cuando papá y mamá se han ido de vacaciones. Ahora que ya no es un chavalillo y tiene pelos en los huevos, le encanta invitar a sus amigos, montar fiestas hasta las tantas desnudos en la piscina, ver pelis porno y hacerse pajas con los colegas en su sofá preferido.

Lo de desnudar a las visitas y deja que se pongan cómodos es la regla de la casa. En cuando Blake Mitchell llega, le invita a cocinar juntos de una forma especial, quedándose en bolas vestidos únicamente con un delantal, dejando a la vista sus preciosos y redonditos culetes. Un trozo de verdura por aquí, un puerro por allá, con la edad que tienen todavía les es imposible despegar la vista de sus traseros.

Deberían estar amasando otra cosa sobre la mesa, pero lo que amasan con sus manos son los cachetes de sus culazos, bien pegaditos, notando cómo algo despierta por sus partes delanteras y se pone duro. Sven quita el delantar a Blake, se pone en cuclillas y descubre la chorra de su amigo. Larga y morcillona, perfecta para cocinar dentro de su boca, la despelleja una y otra vez entre sus labios hasta que se pone dura como una roca.

Con la lengua le acicala el cipote. Blake tumba a Sven sobre la mesa y le cocina la entrepierna con una buena mamada. Los dos saben sobre la piel de gallina, pero a Blake lo que le mola es sentir en sus mejillas la piel de gallina de los culos que se come a lengüetazos. Como cocinero de ojetes no tiene rival, porque en cuestión de segundos tiene al rubiales clavándose su amasador a pelo, cocinándole la polla a fuego lento, sintiendo la cocción dentro de su culo.

Cada vez salta con más confianza, más alto, cae más fuerte, cada vez más centímetros de rabo se le meten dentro del culo. Blake mira hacia abajo. No puede ver su polla porque el pollote y los huevos de Sven le ciegan el camino. Ve cómo sus pelotas y el rabo masajean su estómago cada vezs que el chaval se deja caer clavándose la gruesa verga a pelo.

El cabrón es guapísimo. Intenta concentrarse para no reventar los huevos. Lo pone de espaldas y de pie contra una de las columnas de la cocina. A traición, sin mirarle a la cara, sin ver sus pelotas colgando y su larga picha rozándole por encima, presiente que puede aguantar otro asalto. Pero de pronto el rubito se pone a culear. Atrapado entre un hombre y la columna, hace un movimiento hacia adelante y hacia atrás con el culo clavándose el rabo él solito.

Blake está a punto. Intenta aguantar cuando ve a Sven correrse encima. Sven se masturba con tres dedos la parte superior. El pulgar por detrás de la polla, dos dedos al frente. Se deja unos buenos chorrazos de leche sobre el vientre. Blake casi le agarra de los pelos, temiendo que el chaval no llegue a tiempo a ponerse de rodillas frente a su polla. Se pajea duro y le mete un facial desde la barbilla hasta la frente dejándole puesta la gomina. El cabroncete rubio sonríe con la cara llena de leche y se merienda el trabuco mojado.

VER A BLAKE Y SVEN EN BELAMIONLINE.COM

VER A BLAKE Y SVEN EN BELAMIONLINE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar