Tendencia

Los Bravo Brothers se follan y destrozan a pollazos un culito francés con sus enormes rabos | Bravo Fucker

Imaginad cómo debían ser los pajotes de los hermanos Pablo Bravo y Pietro en su habitación. Los dos a oscuras en su habitación, cada uno gozando de su polla bajo las sábanas, corriendo la mano de arriba a abajo, gimiendo mientras se la masturban pensando en culos apretados y en toda esa leche saliendo por la punta de sus enormes rabos.

Entrar en esa leonera de machos, retirar las sábanas y comerles las pollas hasta acabar con los morros llenos de semen de hermanos como un puto cerdo hubiera sido el sueño de muchos y ahora Esteban lo va a cumplir, va a sentir en su boca a qué saben los rabos de los bravo fuckers y va a notar toda la fuerza de esas enormes estacas duras, morenotas y gordas enfilándole el trasero hasta dejarle rendido.

Los cabrones no se andan con chiquitas. El francés tiene mucha hambre y los hermanos se ponen uno a cada lado con las mingas preparadas y tiesas. Por turnos le cogen a mano abierta la cabeza rapada por el cogote y cada uno a su manera le hacen tragar hasta los huevos. Mientras se come la polla de uno, el otro le anima a seguir chupando dándole unas cuantas hostias en los mofletes.

Esteban se queda degustando el pollón de Pietro, que tiene un buen tropezón en forma de vena hinchada que le da un grosor extra y es toda una delicia para el paladar. Contentar a dos hermanos con tantas ganas de follar no es fácil. Al final los dos quieren que les masturben las pollas y el francés acaba agarrado a los rabos a dos manos, pegando unas caladas rápidas a uno y a otro, las dos pollas cada vez más cerca, cuarenta centímetros de rabo delante de su jeta y dos pares de cojones cargaditos de leche que ya empieza a rezumar por las rajas de los cipotes.

Le desnudan de mala manera como pueden, porque están deseando ver su culo. Fuera ropa, le bajan los vaqueros y se centran en ese bonito trasero que entre los dos se van a follar a saco. Mientras se lo palmean nada más descubrirle el melocotón, puede notar los ligeros golpeteos de las pollas golpeando sus cachetes.

Pablo hace los honores y después de comerle el ojete metiéndole toda la lengua, le clava la pedazo polla por el culo como un cohete. El hermano se encarga de agarrarle el culazo a dos manos y desplegárselo para que Pablo la pueda meter a fondo. Esteban la nota super ajustada y sabe que no le entra toda entera porque no puede notar el golpeteo de los cojones. Intenta relajarse abriendo el culete y comiéndose la polla de Pietro, cada vez más dura y a punto de caramelo.

Se dan el turno el uno al otro destrozándole el culo y Esteban se abre de piernas para dejarles pasar, mientras lo único que puede hacer es gritar con el otro rabo en la boca apagando sus gemidos. Se vuelven tan salvajes que intenta pararles para que la metan lento, sin conseguir su propósito. Sabe que ha tragado más de la cuenta cuando echa la vista hacia abajo y ve salir la pipa de Pietro, larguísima, enorme, amorcillada en un condón extra largo como una butifarra, de esos que solo deben vender en farmacias especializadas porque no hay tamaño de condón que cubra semejante pollaca.

Se ve que Pablo mira por su hermano hasta el final y le deja la mejor parte. Hace arrodillarse al francesito y le da unos golpes en el pecho marcando el lugar de la corrida. Deja que su hermano Pietro se acerque y le bastan un par de pajotazos para soltar toda la lefa encima del chaval. Un montón de semen calentito y espeso recorriéndole el cuello y el torso en el camino hacia su entrepierna. La mejor forma de comenzar el año, con doble ración de polla de hermanos, los super bravo fucker brothers.

VER AHORA LA ESCENA EN BRAVOFUCKER.COM

VER AHORA LA ESCENA EN BRAVOFUCKER.COM

Mostrar más
Botón volver arriba