Timmy se folla al morenote Davos a pelo, Ransom se come la pija de Jack Morris y Ryan Tone se marca una paja a solas | Chaos Men

Tanto Timmy como Davos son dos guaperas de mucho cuidado que se entienden con una simple mirada. Diferentes en complexión y color de piel, les une una bonita sonrisa y una mirada penetrante que no pueden rehuir.

Davos resulta ser toda una perita en dulce que se deshace en gemidos y placer en brazos de otros chicos. Timmy ya lo tiene entre sus brazos y le está metiendo mano por los calzones. Al rato lo tiene comiendo de su polla como un glotón y metiéndole todo el pipote gordo a pelo por el culo después de volverle loco con un trabajo de nalgas de pro, usando la lengua, los dedos y su gordo y enorme rabo. Timmy saca su polla del culo, un gemido de corrida anuncia que llega la leche.

 

VER AHORA A TIMMY Y DAVOS EN CHAOSMEN.COM

El clásico Edge está de vuelta. Siempre tan efectivo para nuestras pajas a solas. Ver a un hetero indefenso en manos de otro hombre que se desvive por comerle la tranca y por sacarle toda la leche de los cojones, siempre nos la pone dura. El daddy Jack Morris ya está en la silla. Ojos vendados. Ransom es todo un experto chupa pollas.

Sabe que está haciendo un trabajito para nosotros, porque su misión es hacer que nos corramos de gusto viendo cómo la chupa y lleva al límite a un macho. Le baja los calzones y esa polla rezuma puta delicia por sus poros. Es un rabo de macho como está mandando, gordo, con toda su pelambrera recubriendo la base y los huevos. Verlo crecer dentro de una boquita, expandiéndose a lo largo y ancho hasta dejarla rellena, es vicio puro. Tanto como relamer la lefa que se ha quedado pegada en sus pelos.

 

VER AHORA A JACK MORRIS Y RANSOM EN CHAOSMEN.COM

Con Ryan Tone hay algo que me priva cuando le veo a cuatro patas. Siento la imperiosa necesidad de ir colando mi cabeza boca arriba entre sus piernas. Entonces siento el roce de los pelos de sus pelotas sobre mi frente. Resbalan calentitas y rugosas y, cuando llegan hasta mi nariz, continúan su camino hasta mi boca mientras un cipote igual o más caliente inicia el mismo recorrido.

Agarro el muslámen musculoso de este machote y le devoro la polla hasta las trancas. Me da igual si me atragando o lloro. Sólo quiero tragar, sentir las bolas en mi barbilla, la furia de ese hombre penetrándome hasta el fondo. Ya puedo ver esa carita sonriente y pelirroja radiante de felicidad, deseando darme todo el amor de sus rebosantes cojones. Juro que de un tio así me lo trago todo.

 

VER AHORA A RYAN TONE EN CHAOSMEN.COM

Cerrar