Tendencia

Evan se folla a pelo a su hermanito Joey junto al árbol de Navidad y se corre en su cara | Brother Crush

La larga noche de espera ha terminado y Joey disfruta junto a su hermano mayor Evan, del tradicional momento de abrir los regalos navideños que les ha dejado Papá Noel bajo el árbol. A medio camino entre el sueño y el despertar, a Joey le duele el ojete del culo, pero todavía no sabe si lo que pasó hace unas horas en el salón, donde su padre le daba de comer rabo y le follaba el culo, fue real o un sueño. De lo que no tiene dudas es de que se levantó con el pijama mojado con algunas raspas resecas de semen.

Aparte de abrir sus propios regalos, preparan los del resto de la familia: Un coche teledirigido, una caja clásica de galletas atemporales, un balón de voley playa, todo preparado con una gran dosis de amor y cariño entre hermanos. Sin querer se rozan las manos mientras recortan el papel de regalo y se conocen bastante bie después de haber pasado toda la vida durmiendo en la misma habitación para saber que se están poniendo cachondos.

Al ser el pequeño, cuando su hermano se levanta y se le dibuja la tienda de campaña por debajo de los calzones, ya sabe lo que toca. Tira de la goma hacia abajo y sale rebotando su enorme pollón. “Dale, chupa, que no se entere papá, métetela en la boca“. Joey se mete esa enorme pieza por la boca hasta que nota que el cipote le hace tope en la campanilla. Y encima no puede hacer ruido para no despertar a papá, me cago en la puta.

Hay algo que le gusta de su hermano y en lo que destaca del resto de hombres de la casa. Sus enormes pelotas colgantes. Baja un poco más la goma de los gayumbos y las deja al descubierto. Con los nudillos los recoge calentitos y maleables y los saca por fuera. No hay nada que le guste más que tomarse aquello como un reto, porque sabe que si se la come entera hasta la base, de regalo tendrá el calorcito de los huevos rozándole la barbilla.

Evan le acaricia la cabeza por el cogote mientras se la chupa. Le encanta reconocer los méritos de su hermanito pequeño, que como mamador no tiene rival. Ni las pibitas se la comen así de bien en los baños del insti. Joey no sabe si esta vez está poniendo el culo por segunda vez en un mismo día, pero se pone de rodillas y lo abre para que entre su hermano por detrás completamente a pelo. Todo lo que sea por la familia.

Cuántas veces se la habrá metido por el culo desde que aprendieron el uso de sus herramientas, cada viernes por la noche haciendo fiesta de pajas y cerdeo con revistas porno en una mano y la otra bien ocupada. Estos dos cabrones se pasan por el forro de los cojones el espíritu navideño, tanto que usan los adornos para sus fantasías sexuales, Joey poniendo un lacito a las pelotas de su hermano rodeando la base de su gran pene y Evan plantando la corona de guirnaldas en el culo apretado de su hermanito pequeño, enfundándole la polla por en medio.

Joey sabe que habrá una recompensa más si aguanta el tirón, una que también le encanta, correrse dentro de la boca de su hermano mayor y empastarle los dientes con su semen, ver cómo escupe lefa a mansalva por la boca para después ponerse de rodillas y disfrutar de la lefada sobre su cara imberbe.

VER AHORA A JOEY Y EVAN EN BROTHERCRUSH.COM

VER AHORA A JOEY Y EVAN EN BROTHERCRUSH.COM

Cerrar