Tendencia

La Familia Polla: Mi amigo y su padre me follan el culo con sus gordas pollas a pelo en el dormitorio | Family Dick

Entre lección y lección, mi coleguita y yo nos pasamos toda la tarde dibujando pollas en el cuaderno. Si él la dibujaba grande, yo la había más grande y gorda todavía, algo que mi amigo intentaba superar dibujando un pollón de gran calibre disparando lefa. Vaya risas nos pasamos. Así pasó, que nos dieron las tantas y apenas habíamos llegado a la mitad del temario.

Le pidió a su padre si me podía quedar esa noche a dormir para que así nos diese tiempo a terminar, llamé a mis padres y nos quedamos un rato más estudiando en vela antes de ir a la cama. Como no cogíamos el sueño, él en la litera de abajo y yo en la de arriba, empezamos a bromear sobre rabos otra vez. A nuestra edad era como una puta obsesión.

Incluso con las luces apagadas, nos levantamos y nos quedamos de pie uno al lado del otro midiéndonos las pichas y haciendo sombras chinas con ellas aprovechando las luces de los neones del bar que daban en la ventana del dormitorio. Estábamos bien empalmados con las pollas durísimas. Éramos guapetes, pero las chicas aún no se habían fijado en nosotros como para tener novia. Estábamos a falta de amor y lo único que podíamos hacer es darnos caña el uno al otro.

Mi amigo se volvió a la cama y yo me metí en la suya poniéndole el trasero bien arrimado a su dura polla. Él empezó a sobarme el culo y después me metió mano por los pantalones agarrándome el rabo. Entonces su padre irrumpió en la habitación y nos pilló con las manos en la masa. Tuve miedo de que se lo contase a mis padres, pero entonces mi amigo dijo unas palabras que me dejaron descolocado: “No te preocupes, mi padre es muy enrollado“.

Mi amigo se puso de pie con el pito bien gordo y tieso, su padre se agachó a su lado, le agarró la polla con la mano y me invitó a comérsela. Mientras me la metía en la boca, el muy cerdo me susurraba “¿te gusta la polla de mi cachorro?“. Joder, era un poco raro, yo chupándole la pija a mi colega y su padre, todo un osete atractivo y fuertote, animándome.

Desde el principio supe que iba a salir de aquella habitación desvirgado y hecho un hombre. Me dejaron entre los dos. El padre de mi amigo se sacó la polla de la abertura de los boxer, toda gorda y me dio de comer mientras su hijo me petaba el culo sin condón. La polla enorme del padre ahogándome la garganta, sus venas y la piel de su rabo deslizándose dentro de mi boca, el tacto rugoso y peludo de sus cojones en mi barbilla y el rabo ajustado de mi compi penetrándome duro.

Aquella familia era la polla, rara de cojones. Ya le había advertido su padre que no se fuera con desconocidos, pero es que encima hasta los conocidos guardaban unos secretos que eran la puta rehostia. Después de cabalgarme el rabo de mi colega, el padre tomó el relevo y me dio por culo también a pelo. En esa casa no se gastaban ni un céntimo en condones.

Nota: Las imágenes, el vídeo y el texto reflejan una obra de ficción. Los actores no tienen ninguna relación de parentesco real.

VER AHORA A LA FAMILIA POLLA EN FAMILYDICK.COM

 

VER AHORA A LA FAMILIA POLLA EN FAMILYDICK.COM

Cerrar