Tendencia

Robert Royal empala el culazo de DShock a pelo con su gigantesca polla y le mete un buen facial dejándole la cara cubierta de leche | Fucker Mate

Horny Angel

A Robert Royal le encantaba ver la forma en la que los chavales se derretían en sus brazos cuando les palpaba el ojete con la yema experta de sus dedos. Se entregaban a él de una forma precipitada, cerrando los ojos, abrazándose y dejándose besar y hacer por todas partes. Pues cuando le viera el tamaño de la verga, iba a flipar. Eso era lo mejor, que la primera vez que se follaba a un tio, tenía un secreto bien guardado, por muchas veces que el rumor ya se hubiera extendido. Verla de cerca era distinto a que te lo contaran.

El pelirrojo DShock le preguntó si al menos podría adelantarle si su polla cabría por los aros de sus orejas. Robert se le quedó mirando, le sonrió y le dijo que ni de puta coña, así que la imaginación de DShock voló como una nube y el culo se le abrió solo al pensar en la bestia que tendría ese tio ahí colgando. Se montó encima de Robert y frotó el paquete contra la raja de su culo como si se lo estuviera cabalgando.

Sí que notaba algo muy grande, pasó una mano por detrás para tocar la huevera y todo estaba relleno de rabo y bolas, bien apretadito. Se detuvo en la protuberancia dura y enorme que calzaba hacia la izquierda, rellenando el borde de los calzones a punto de salírsele. Con la misma habilidad que la naturaleza le había dado por inercia para sacarse el pito para mear, sacó la polla gigantesca y erecta por un lateral de los gayumbos, la enderezó y comenzó a sobarla con la mano y a rebozarla por su trasero.

La parte superior del rabo se restregaba por esa raja caliente. Robert tiró con una mano hacia un lado de la parte de los calzones que todavía guardaba sus bolas, estiró sin pudor de la bolsa de sus cojones y los dejó libres. DShock estaba impresionado con la dote de ese tio. Le encantaba que la tuviera tan larga que se la pudiera meter entre las piernas y sacarla por el otro lado atravesándole de lado a lado.

A él también se le había salido la pija con la emoción y ahora estaba haciéndose una paja restregándola contra el estómago de Robert. Se puso a cuatro patas y encaró a la bestia. Sin duda era la polla más larga, gorda y grande que había visto en su vida. Tenía rabo para chupar, atragantarse y probar sus habilidades como mamón de sobra.

Su culazo no estaba nada mal. Era redondo, sin pelos, suave, muy blanquito. Robert se entretuvo varios minutos comiéndoselo, lamiendo y penetrándole suavemente con la lengua, prometiéndole que si se lo dejaba lo suficientemente babeado y abierto, se la metería sin condón. Y vaya que si se lo dejó bien acicalado, tanto que cuando le puso mirando hacia la pared y le atravesó con la verga, se la tragó toda entera.

Cómo meneaba el cabrón el culito queriendo tragar polla. Menudo juguete, mucho más grande que un dildo. En una de las culeadas el pollón se salió del agujero y salió disparado retozando sobre su espalda, duro y caliente. Robert lo enderezó y se lo volvió a meter por el culo. Lo de sentir la verga sonbre su espalda lo repitieron más veces a posta. Menudo gusto daba sentir una buena maza encima y más si Robert se la agarraba y disctaba sentencia aporreándole a pollazos.

DShock terminó besando las sábanas, con el pandero hacia arriba. Robert tomó el control sobre su putita envalentonándose, haciendo flexiones apoyándose sobre los dedos de los pies en el colchón y penetrando duro al pelirrojo desde arriba haciendo chocar los muslos con los suyos, a toda hostia, hasta que a DShock le flojearon las piernas y quedó noqueado sobre la cama.

Rápidamente se recuperó y volvió a colocarse en posición, esta vez hincando bien las rodillas y adelantándolas para no caer. Le daba muchísimo gusto sentir algo tan grande dentro de su cuerpo, llegando a tocarle puntos que nadie había tocado jamás y que cuando se la metía hasta el fondo podía sentir en sus nalgas el roce de las pelotas rugosas y firmes de ese machote.

La especialidad de DShock era tragar pollas y culearlas. Se sentó sobre las piernas de Robert dándole la espalda, dejó el hueco justito para encauzar la polla dentro de su agujero y comenzó a danzar dejando que Robert viera cómo su enorme polla desaparecía dentro de su cuerpo una y otra vez. Robert le agarró y le tumbó sobre su cuerpo, le agarró de los muslos con ambas manos y se lo folló en volandas.

Además de nalgón, el pelirrojo había salido pollón también. Al sentarse de nuevo sobre Robert, esta vez cara a cara y tragarse su pija, Robert no dejaba de mirar la entrepierna, incluso inclinando la cabeza para ponerse cachondo observando ese pollote grande y esos huevos palmeando su vientre.

Robert culminó la follada metiéndosela bocarriba. La tenía tan dura que no le hacían falta manos cuando sacaba la verga y la tenía que introducir de nuevo por ese agujero caliente lleno de deseo. DShock se cascó un pajote cerrando los ojos, dejándose llevar por los sentidos, con toda esa polla enorme fustigándole el ojete. La leche brotó de su polla como una fuente dejándole el torso empapado de lefa.

Robert se la siguió metiendo hasta que se sacó la última gota. Después retiró el rabo de su culo, que salió disparado y rebotando hacia arriba, hizo que DShock se pusiera de rodillas y se pajeó sobre su cara. Se la lefó enterita, completamente mojada cubierta con su semen, obligándole a cerrar los ojitos con cada tiro y le llenó la boca de leche.

 VER A ROBERT Y DSHOCK EN FUCKERMATE.COM

 VER A ROBERT Y DSHOCK EN FUCKERMATE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba