Ariel Vanean fotografiado por Joan Crisol | Bel Ami Online

Uno de los chicos que ha dejado el legado de Lukas Ridgeston dentro de Bel Ami en lo más alto, del que cuando pasen unos años, se hablará muy seguramente como uno de sus dignos sucesores merecidamente. Ariel Vanean lo tiene todo para traspasar la cámara y convertirse ya no sólo en el actor con el que no dudaríamos ni por un momento en follar con él, sino en el príncipe de nuestros sueños.

Su espectacular mirada de ojos penetrantes es la puerta a un maravilloso mundo de fantasía. Una nariz recta y del grosor perfecto conduce a su fino labio superior que le da ese toque romántico al asunto, porque apetece y mucho quedarse besándolo durante horas, más todavía si te abraza con sus brazos de fuertes biceps.

La perdición del sexo viene más abajo. Con camiseta ya se intuye que hay buen material ahí debajo, pero cuando se la quita, nos la pone bien recta. Pura fibra, bajo sus pectorales se dibuja la definición del six-pack por excelencia. Si se da la vuelta, no tiene desperdicio. Un culazo que entran ganas de apretar bien con las manos mientras te la mete o de perforar cuando se la metes.

Sin depilar, al natural, con los pelitos del sobaco, algunos entre los pectorales y esa divina línea que conduce hacia el premio gordo. Una pedazo polla del tamaño y el grosor perfectos, porque todo en él tiene una medida canónica que invita al deseo. Dura, fuerte, imponente, se levanta en ángulo casi recto. Ideal para plantar las dos manos, chupar el cipote gordo y liarse a pajas hasta que salga la leche. Porque de chicos como él me lo comería todo.

WATCH NOW ARIEL VANEAN AT BELAMIONLINE.COM

WATCH NOW ARIEL VANEAN AT BELAMIONLINE.COM

Cerrar