[Lucio Saints] El madrileño Alex Rubio debuta haciéndose una buena paja

Menudo chicarrón del norte, es lo primero que pensé al ver a este portento de chaval rubito con una cara guapísima, barbita desarreglada y pinta de empotrador, de los que te coge, te la mete y no te la saca hasta haber terminado de vaciarse los huevos. Alex Rubio no es del norte, es de Móstoles, Madrid, y a esa pintaza de tio que apetece que te folle cuando le venga en gana, se suma una voz masculina y apaciguadora, vamos, que por detrás te folla a toda mecha y mientras te pone cachondo susurrándote guarradas al oído.

No puedo evitar fijar mi vista en sus labios finitos y su sonrisa mientras habla y cuenta detalles sobre su vida sexual, cuando descubrió que era gay, cómo le gustan los chicos y su primera experiencia sexual donde un chaval diez años mayor que él le llevó a casa estando sus padres y puso la música bien alta mientras los dos empezaban a besarse, tocarse y pajearse las pollas. Si hubiese otro tio en escena, seguro que le callaría pegándole un buen morreo y comiéndose toda esa sonrisa guapa.

Brazos delgados pero fuertes, especialmente los biceps musculosos que marca cuando comienza a tocarse por encima de la ropa. Los tiene larguísimos, ya me los imagino agarrando un culazo, sosteniéndolo arriba y abajo, dejándolo caer sobre su rabo. Alex parece de constitución muy delgadita, pero cuando se quita la camiseta y enseña la parte superior del cuerpo con unas espaldas y hombros anchos y la cinturita estrecha, levanta pasiones. Menudo torso tiene el tio, tiene que dar gusto que te abrace y sentir el calorcito de sus brazos musculosos, sus hombros grandes y cabalgar encima apoyándole las palmas de las manos en los pectorales.

El plano corto de su cara poniéndose cachondo, esos ojitos guapos, los pelitos de la barba contorneando cada facción de la cara, los labios y otra vez su preciosa sonrisa. Para comérselo. Empieza a enseñar la patita por el lateral de los calzones. Tiene un buen palo morcillón, venoso y con capucha, con el pellejo pegadito por el calor y la presión a su cipote. Cuántos meteríamos con gusto la boca y depositaríamos la punta de la lengua en su raja incipiente, haciendo círculos con ella alrededor del capullo, metiéndola bajo el pellejito, consiguiendo que ese cipote se convirtiera en cipotón hasta que la carne cediese y se echase hacia atrás mostrando el poder de la polla.

Por fin se la saca, ya le estaba tirando la jodía hacia arriba de la tela dejándole los cojones en evidencia. Junta las piernas para quitarse los gayumbos y entre ellas aparecen otros protagonistas inesperados, un par de pelotas de las que cuelgan pesaditas, para disfrutar de su contacto cada vez que te la mete, a las que succionar con la boca comiéndose un buen postre mientras se la chupas.

Me encanta la cara que pone cuando se la pajea, cuando frunce el ceño y se le dibujan unas arrugas en la frente entre las cejas, está tan guapo!! Usa de vez en cuando el puño para arroparse el palo, pero parece que su forma de pajearse la polla es agarrándola con la yema de los dedos y el pulgar detrás. Consigue que quiera sentarme sobre su polla en el momento en que se la coge con las dos manos y simula tener un culo empalado encima. Qué cabrón, cómo mueve las caderas y tira hasta el fondo del hueco entre las manos como si se estuviera enchufando un buen ojete y esa cara de macho follador que pone, apretando los dientes con fuerza, ensanchando las fosas nasales, conteniendo y lanzando unos bufidos tremendos como si se fuera a correr de un momento a otro.

El que casi se corre soy yo justo cuando después de ver eso, se da la vuelta y abre el culo mostrando su espectacular ojete. Si le llego a tener enfrente le meto toda la leche encima de la raja. Un culo fuerte y musculoso como sus biceps y pectorales, un buen pandero para asir con las manos a cada lado y comer, echándole de paso una manita por debajo aferrando sus cojoncetes colgantes, antes de follárselo. Rasuradito, todavía tiene unos pelitos cortos alrededor del agujero, perfectos para pasear el cipote por encima y darse gusto antes de enfilársela y dejar que te la engulla.

Cuando se tumba ya a punto de terminar la paja, nos da una pista de lo que le mola. Con cara de cabroncete mira a la cámara y se pasea la yema del dedo por encima de la raja del capullo. Eso es lo que quiere, la lengua de un tio lamiéndole el cipote a punto de reventar. El calorcito comienza a subirle a la cabeza y se le sonrojan las mejillas. El pistolero a punto de disparar es una pasada, su cara y las expresiones ya lo dicen todo, acompañadas de unos gemidos mientras la leche empieza a brotarle del cipote, acumulándose en el capuchón y cayendo encima de su torso. Su pulgar se lleva una buena ración de lefa. ¿Quién tendrá la suerte de ser el primero en tener esta carita guapa frente a frente delante de las cámaras?

 >> DISFRUTA DEL DEBUT A SOLAS DEL GUAPÍSIMO MADRILEÑO ALEX RUBIO EN LUCIOSAINTS.COM

Alex-Rubio

 >> DISFRUTA DEL DEBUT A SOLAS DEL GUAPÍSIMO MADRILEÑO ALEX RUBIO EN LUCIOSAINTS.COM

Mostrar más
Botón volver arriba