Izan Loren deja que Timmy Treasure le haga una paja hasta hacer que se corra | My Dirtiest Fantasy

Make me cum

Al llegar, se encuentra a Izan Loren maniatado en el porche, semi desnudo, apenas con los gayumbos puestos y rezumando ganas de sexo por todos los poros de su piel. Timmy Treasure se pone detrás de él y le baja los calzones. Tiene un culito muy rico que se pasaría horas magreando a dos manos, pero se concentra en lo que verdaderamente ha ha ido a hacer allí, un trabajito manual.

Sienta a Izan apoyado contra una viga de madera y le alza los brazos, se empapa bien las manos en lubricante y comienza a sobar sus partes íntimas hasta dejarlas relucientes. Izan mira a Timmy a la cara, que a su vez está concentradísimo en frotarle la polla. La gorrita con la visera hacia atrás, su guapísima cara, su barbita, el tacto de su mano caliente pajeándole el rabo, hacen que se ponga cachondo y se le ponga dura en cuestión de segundos.

De la cara de Timmy, pasa a mirar su polla pajeada por mano ajena. Tan diferente a cuando él se masturba. Uno pasa tanto tiempo cada día tocándose la polla que al final se acostumbra a la forma de cogérsela, a la fuerza que debe aplicar para aguantar el cinco contra uno sin perder hasta darse por vencido. Ahora siente que pierde el control y que cada vez que esa mano desfila por su firme mástil un cosquilleo se apodera de él, le afloja las piernas, le hace sentir una felicidad infinita en algún lugar de la cabeza y le invita a correrse.

Echa la cabeza hacia atrás, deja los ojos en blanco, respira hondo intentando apartar la mirada, pero el movimiento sigue ahí, constante, haciendo que cada vez sea más difícil aguantar. Le gustan las manos de Timmy, demasiado, tan varoniles y fuertes, la forma en la que las mueve tan hábilmente jugando con su miembro.

El cabrón coge el bote de lubricante y se lo dispensa a placer sobre el cipote. El líquido transparente se queda pegado a la punta de su rabo, pero cuando le echa más, comienza a resbalar por su pene firme que está a punto de reventar de gusto. Por lo menos está frequito y ese cambio de temperatura imprevisto le da alas para tomar un respiro y aguantar un rato más.

Pero no mucho más, porque Timmy se acerca por el otro lado, demasiado cerca. Izan siente que un cúmulo de sensaciones se agolpan en su polla. El calor del cuerpo de Timmy, su respiración, el movimiento constante de la mano meneando su rabo, el sonido del lubricante resbalando por el tronco. Un gustazo indescriptible le recorre de abajo a arriba obligándole a flexionar las rodillas y se deja la leche en todo el madero.

Tras varias descargas, Izan mira hacia abajo. Ve la distancia a la que ha lanzado la lefa, un sendero de hileras de semen y gotas directo hacia sus calzones azules que están a lo lejos. La mano de Timmy sigue pelándosela, concienciado en sacarle hasta la última gota. Izan siente ese escalofrío que le hace sacudirse de placer y después la necesidad de girar la cabeza y recibir un poco de amor.

VER MAKE ME CUM EN MYDIRTIESTFANTASY.COM

VER MAKE ME CUM EN MYDIRTIESTFANTASY.COM

Mostrar más
Botón volver arriba