[Lucio Saints] Ivan le mete a Lucio Saints su pollaza dura y gorda en “Offside II (fuera de juego)”

Joder, no sé qué tiene Lucio Sanits que es mirarle y se me empieza a hinchar la polla. Si hubiera que definir la palabra SEXO, esa palabra sería él mismo personificado. La mirada de ojos oscuros y penetrantes, la barbita que se deja, el cuerpazo moreno que tiene con unos buenos brazos y piernas potentes, un culo suavecito y deseable, tanto para agarrar mientras te folla como para descubrir metiéndote en su terreno. Y ya la pollaza que tiene es de otro planeta, morenita, gorda y grandísima acompañada de unos huevazos de auténtico macho para no cansarse nunca.

Con esta nueva escena el duelo de rabazos se multiplica por dos. Hace ahora exactamente una semana que Lucio Saints nos presentaba a Ivan dentro de la sección de pajas de tios hetero, un chaval al que le encanta jugar al fútbol en la calle y en la cama, usando sus pelotas y su estrategia de juego como mejor sabe. Pudimos ver su preciosa y descomunal polla, pero al estar pajeándose a solas nos faltaba un punto de referencia para comprobar cuánto era de grande. Me he sorprendido gratamente (y mi rabo también) al ver que eso que se estaba meneando es tan grande como la del mismísimo Lucio Saints. Y Lucio, que tiene como tantos de nosotros una especial devoción por las pollas grandes y bien gordas, esta no se le podía escapar.

¿Alguien imaginó que sería Lucio el que se follase al chaval hetero? Pues sorpresa, porque es el chavalito recién llegado el que ha podido comprobar el aguante de ese culazo a plena potencia.

No soy de los que se quedan a mirar en la piscina a que un tio salga del agua, pero si se tercia desde luego no voy a apartar la vista de esa gozada que supone ver como la tela de las bermudas se queda ajustada y marcando un buen rabo gordo en estado normal. Cuando lo veo, mi imaginación ya viaja sola y se asegura de proporcionarme la imagen de esa polla el triple de grande en toda mi boca. Ivan aquí no sale de la piscina, pero el tio lleva el rabo colgando bajo los pantalones de fútbol y es una locura ver cómo se le mueve por debajo contra la tela. Hace calor y encima es el mundial de fútbol, así que Lucio Saints aprovecha para invitar al chico a unas cervecitas frescas. Lo que no sabe el chaval al subir a su piso es que no van a ver precisamente el mundial, pero sí que va a ver lo que son unas buenas pelotas.

Tras beberse varios botellines, Lucio Saints sabe cómo hacer que cualquier tio hetero caiga rendido a sus encantos. Ivan se resiste a que se la toque, ni siquiera por encima del pantalón y el cabronazo de Lucio le dice que se la enseñe “un poquitico”, aparta las manos para que no se sienta intimidado el chaval y consigue que se saque la punta. Ivan se debate entre un quiero y no quiero pero no logra decidirse cuando ya tiene la mano de Lucio agarrándole y sobándole toda la porra enorme. Ivan termina cediendo y dejándose llevar por el cosquilleo de la paja que le está haciendo.

Lucio le pregunta si nunca se la ha comido otro tio y si le gustaría, a la vez que que se recrea llenándose toda la mano con esa polla gigantesca. La va sacando cada vez un poco más para disfrutar de todo su tamaño y aprovecha para sacarle también los huevos. Al final consigue que se ponga de pie y se la deje comer en una mamada espectacular. Lucio Saints se detiene a mirar la polla un momento y recrearse la vista antes de llevársela a la boca. Me encanta esa cara de deseo que pone mirando fijamente el rabo y después ese algo que traspasa la pantalla cuando empieza a hacer la mamada. El tio la chupa con fuerza y la disfruta dentro de la boca y fuera de ella. Todo un macho latino que no duda en hacerle una buena agarrada de huevos haciendo fuerza para encasquetarse todo ese pollón hasta el fondo de la garganta y soltando ese sonido gutural que puede hacer llegar a corrernos.

Lo de Lucio es puro vicio cuando tiene un rabo enorme como ese delante. La chupa hasta la saciedad, la ensaliva, con toda la saliva pringandole en hilera de la boca hasta la punta del nabo, mira hacia arriba y le pregunta si le gusta, una cerdada total. Se la sigue llenando de saliva para poder chupársela mejor y que le entre como la seda e Ivan retrae un poco el culo y la polla ante cada cabezazo valiente del macho venezolano que ataca hasta el fondo disfrutando de cada centímetro resbalando por su lengua y por el paladar.

Le da un breve respiro lamiéndole las pelotas y la base del tronco. A Lucio también se le está poniendo toda dura. El plano con su rabo empinado y el sonido de fondo de la mamada mientras caen los salivazos pringando desde su boca es una puta locura. La mamada llega a unos límites de gusto difíciles de aguantar como te estés cascando una paja. Se aleja de la polla, la escupe, la recoge con la boquita desde abajo, la ensaliva y se la mete, deja caer la saliva, la admira de nuevo y se la vuelve a empotrar.

Le hace quitarse la ropa y los dos desnudos se levantan para comparar sus pollas enormes. Lucio sigue encantado con ese rabo, lo pone enfrente del suyo y empieza a juguetear con los dos, intentando recubrir con el pellejo la polla del chaval, dándole toquecitos por debajo, sosteniéndole el rabo con el suyo sintiendo lo duros que están, usándolo para cascarse una paja. Lo sienta sobre el sofá de la terraza y se arrodilla para seguir comiéndosela enterita. Ivan cierra los ojos y se contonea de gusto, tiene que estar haciendo un esfuerzo tremendo para no reventarle la boca de leche en ese mismo instante.

No sabemos si a Ivan le habrá comido la polla algún tio alguna vez, seguro que no tan bien, pero se va a ir a casita con la experiencia completa, probando lo que se siente al follarse a un tio por primera vez. Lucio Saints pone el culo en posición con Ivan sentado, le enfunda el condón y se rellena el agujero de rabo calentito cabalgándoselo, pegándole unas sentadas alucinantes notando como ese rabo gordo lo rebaña por dentro. A Ivan le puede el instinto natural y termina agarrando ese culazo con las dos manos, sosteniéndolo y arqueando un poco la espalda, levantando el culo para que se clave más adentro.

Lucio cambia de posición y se lo sigue cabalgando, esta vez dándole la espalda y dejando que veamos su enorme rabo colgando duro y fuerte. Le pesa bien al cabrón, no me importaría tener la cara debajo para que me pegase unos buenos hostiazos con la polla. Cuando ya le ve entregado al chavalote, Lucio Saints se planta a cuatro patas sobre el sofá y deja que tome el control. No sé en qué estará pensando Ivan que parece no querer mirar hacia abajo, pero está follándose a su primer tio como un campeón.

El final memorable para repetirse una y mil veces. Mientras Ivan le mete caña por detrás sin parar, Lucio Saints se coge la polla, se pajea entre las piernas y empieza a soltar manguerazos de leche como una bestia sobre el sofá y el cojín dejando regueros finos y espesos por todas partes, una auténtica pasada. Ivan también se deja ir, pero esta vez no sobre un balón, sino sobre dos, sobre el culazo de Lucio Saints plantándole unos buenos lefazos. Queremos más fueras de juego, árbitro!!

IVAN SE FOLLA POR SORPRESA A LUCIO SAINTS EN  LUCIOSAINTS.COM

ivan lucio 1 ivan lucio 2 ivan lucio 3 ivan lucio 4 ivan lucio 5 ivan lucio 6 ivan lucio 7 ivan lucio 8 ivan lucio 10

IVAN SE FOLLA POR SORPRESA A LUCIO SAINTS EN  LUCIOSAINTS.COM

IVAN Y LUCIO SAINTS

Mostrar más
Botón volver arriba