El chulazo empotrador Marco Di Pietro se queda al desnudo | Fucker Mate

Un cuerpo musculoso y fuerte. Marco Di Pietro me recuerda a esos seguratas que están a las puertas del pub nocturno, son tan grandes y están tan cachas que es como si nada pudiera penetrar sus barreras. Este está más rico y además no lleva apenas ropa, unos pantalones vaqueros muy cortos, demasiado ajustados, que me hacen volverme loquito al imaginar la pedazo polla que debe tener entre las piernas.

Porque si todo lo tiene igual de grande y fuerte, su rabo debe ser de esos que invitan a ser pajeados sin contemplaciones, de los que te llenan la mano y te hacen sentir que estás ante un auténtico pollón de los que dejan huella. Se sienta y entonces lo veo más claro. Lo tiene todo tan apretado que puedo ver cómo se le marcan la polla y los huevos entre los muslos.

Quiero que me abrace con esos brazos poderosos, mirarle fijamente a los ojos, embriagarme con esa cara tan atractiva de empotrador, my daddy perfecto, dejar que sus manos grandes soben mi culo y vayan buscando la raja para colarse bien adentro. Quiero que me haga de todo, ser suyo ahora y para siempre. Imagino sus dedos entrando suavemente por la entrada de mi culo, besarle mientras me lo hace y gemirle dentro de la boca.

Cuando se quita los calzones mis sospechas infundadas están en lo cierto. Su polla acorde a su gran complexión. Larga, grueso, venosa, con el pellejo recubriendo su glande, todavía creciendo. Sólo deseo agacharme y descapullarla entre mis labios mientras sigue expandiéndose a lo largo y ancho, pero esta vez dentro de mi boca. Y mientras se la como, mis manos no puieden parar de sobar su cuerpo, primero los muslos, luego su trasero, todo caliente y duro.

VER A MARCO DI PIETRO EN FUCKERMATE.COM

@ fotos por Oscar Mishima

VER A MARCO DI PIETRO EN FUCKERMATE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba