Tendencia

El tierno Ashton Montana le come la polla y los huevos al chulazo fibradito Cristiano Cruzo y se deja follar a pelo en la habitación | Bel Ami Online

Las vacaciones en Praga les estaban dando grandes momentos. Fiestas nocturnas, risas entre chicos y mucha diversión, pero con el paso de los días Ashton Montana y Cristiano Cruzo empezaron a sentir cada vez más atracción el uno por el otro. Dentro del grupo eran quizá los más timidillos, aunque continuamente se buscaban con la mirada y se exploraban durante un buen rato de arriba a abajo, mordiéndose los labios, comiéndose con los ojos.

Que sus compis de viaje fueran unos salidos les ayudó a dar el primer paso, hacer con que bromeaban con ellos para quedarse a solas encerrados en una de las habitaciones. Que a Cristiano se le abrieron los ojos como platos y se le puso el rabo bien duro al ver cómo Ashton, que le sacaba media cabeza de altura, se ponía en cuclillas para dar buena cuenta de su polla, estaba fuera de toda duda.

Él, que al fin y al cabo era un chico de lo más normal en cuanto a estatura, si bien era bastante guapo y resultón, dado que lo había hecho pocas veces con otros tios, no sabía si estaría a la altura. Ser timidete había impedido que mirara el tamaño de la verga de otros chicos en los baños y las duchas, así que de alguna forma no tenía muy claro qué era tenerla grande y qué no.

Que su pija estaba sabrosa era obvio, porque Ashton se estaba dejando la vida chupándole el pollote, tragándoselo hasta las trancas. Lo sacó de su boca brillante y lleno de babas, firme, durísimo, con las venas hinchadas y la polla a punto de reventar como Cristiano no se la había visto jamás en su vida y se dedicó a observar cómo Ashton jugueteaba con sus huevos, lamiéndolos, haciendo que se mecieran entre las piernas, metiéndoselos dentro de la boca, succionándolos, estirando del escroto y soltando después el huevo para que recuperase su posición natural.

Al llegar su turno, Cristiano se agachó enfrente de Ashton, con la vista fija en su entrepierna. Al verlo tirar de los pantalones hacia abajo se dio cuenta de que no llevaba calzones. Primero el nacimiento del vello. Una buena mata de pelos rubios en la base de la polla, luego vio salir el rabo, larguísimo, grueso y morcillón, apuntando hacia su cara. Fue entonces cuando Cristiano supo que su polla era de un tamaño superior al estándar, pero que había chicos que la tenían incluso más grande todavía.

Miró la polla fijamente, la cogió con una mano, le relamió el frenillo y la raja del cipote y se llenó la boca con su cabezón comenzando a mamar esa tranca gorda. Al sacarla de su boca se fijó en que había crecido más, que estaba mucho más dura y firme y que el cipote estaba rojizo y deslumbrante. A Ashton también le colgaban bastante los cojones, algo que ponía cerdetes a los chicos de su edad, pues uno no acostumbraba a ver a tios a los que les colgara una buena huevera.

Le puso mirando hacia la puerta y mientras Ashton se pajeaba, Cristiano metió sus morros en la raja de su estupendo culazo, buscando su orificio de atrás con la lengua. Se levantó, le coló la polla sin condón por detrás y le atravesó el agujero empezando a follárselo. A Cristiano se le hacía raro ser el que llevara la batuta. Él, el chico tímido, de los dos el menos alto.

Se lo tuvo que follar muy bien para que Ashton soltara los chorrazos que soltó cuando se lo estaba trajinando bocarriba. El cabrón parecía una fuente de esperma. Para Cristiano fue sin duda la mejor tarde en Praga, cuando el rubiales abrió la boca, sacó la lengua y le sacó toda la leche. La imagen de la cara de Ashton sonrojada, sus pelazos rubios desordenados, la leche de sus cojones encima de su lengua, cómo cerró la boca y al volver a sacarla ya no tenía nada porque se la había tragado toda. Cristiano salió de la habitación semidesnudo con la pija tiesa y corrida y la ropa en una mano, más confiado que nunca.

VER A ASHTON Y CRISTIANO EN BELAMIONLINE.COM

VER A ASHTON Y CRISTIANO EN BELAMIONLINE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba