Brad Hunter se lo pasa bien en la bañera y deja que Ben le coma toda la polla | Bentley Race

Jugar a los submarinos en la bañera me pone cachondo. Brad Hunter es un experto en armamento y técnicas de espía militares, así que sabe sacar el periscopio como nadie. Se apoya con ambos codos en los bordes de porcelana de la bañera de mi casa y poco a poco va subiendo el trasero hasta que una polla enorme y gruesa sobresale de la espuma.

Justo en ese momento, cuando me mira fijamente a los ojos, no sé si quiero ser su enemigo y destruírsela a mamadas o convertirme en aliado y ayudarle a enderezarla pajeándosela para dirigir el misil hacia el objetivo. Brad decide por mí poniendo las manos arriba y cruzándolas por detrás de la cabeza. Quiere que le detenga por haber sido un chico malo.

Se le marcan las costillas, está delgadito, pero también me fijo en dos cosas que me flipan. Su cuerpo es atlético y fuerte y de sus axilas brota una buena pelambrera ahora mojadita. Me pone muy cerdo y dificulta el arresto domiciliario. Me ha pillado, ahora sabe cuál es mi punto débil. Baja los brazos y con las manos rebusca algo en el fondo del agua. Saca su bañador convertido en un trapo embebido en agua y se lo echa al cuello.

Me da la espalda y se pone de rodillas. Entonces, entre los icebergs de hielo que parece formar la espuma, se abre un hueco y eleva su culazo. Entre medias puedo ver sus enormes pelotas colgando y el agua chorreando por ellas. Se pone de pie, justo delante de mí, a un palmo y consigue que no piense en nada más que en su enorme, dura y gordísima polla. Le presto una toalla para que se seque, porque pienso llevármelo a la cama. Allí me meteré entre sus piernas y le chuparé el rabo y los huevos hasta que me done toda su leche en la cara.

VER A BRAD HUNTER EN BENTLEYRACE.COM

VER A BRAD HUNTER EN BENTLEYRACE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba