Tendencia

Andy Onassis hace el amor a Dann Grey frente al proyector y en el sofá con su enorme polla | MEN

Projecting Romance

Se suponía que iba a ser una noche de cine y palomitas, pero terminó siendo de película. Andy Onassis desempolvó esa noche algo más que el viejo proyector que tenían en la buhardilla. Redescubrió junto a su chico Dann Grey el placer de ver una de esos film antiguos románticos, con la luz parpadeante del foco y el ruido de los carretes pasando la película.

Tenía a Dann apoyado en su hombro, hacían manitas cuando empezaron a ponerse cachondos en esa atmósfera oscura que invitaba a tocamientos a escondidas. Unieron sus labios y separaron las manos para conducirlas hacia sus voluminosos paquetes.

Se quitaron la ropa y se pusieron frente al proyector. Ante esa luz tenue, cada centímetro de sus cuerpos varoniles se hacía más sensual. Andy tenía la polla colgando, enorme y gorda. Dann le dio un repaso con los labios. Después Andy fue el que pegó otro repasito con la lengua a Dann y su precioso cuerpazo musculado, relamiéndole desde la base del pene hasta el cuello, pasando por los montículos que formaban sus cultivados abdominales.

Hora de encender las luces. Los dos tenían los rabos bien tiesos. Dann, compñletamente cachondo, dio la espalda a su chico y lo condujo hacia la pared más cercana, se abrió ligeramente de piernas y le invitó a pasar. Andy se agarró la chorra, se la metió entre las piernas y le penetró el ojete. Todo estaba siendo muy romántico, pero a Andy también le molaban las pelis de acción.

Abandonó el culo de su chaval y con la verga empalmada se sentó en el sofá, proponiéndole que le montara y se hicieran una de western. Dann se sentó sobre sus piernas hincándose toda la polla dentro del culo y se lo montó mientras se miraban frente a frente, sonriéndose por el gustito que sentían y por lo cerdos que eran, respirando uno del otro sus alientos llenos de vicio.

Dann se acomodó de espaldas acurrucado el el sofá para disfrutar del final. Se metió un pajote mientras su chico se lo follaba. Vio cómo Andy le sacaba esa poderosa y gigantesca verga del culo, esa que siempre se preguntaba cómo era capaz de tragarse entera. Se pajeó sobre él y le regó el torso con la lefa. Dann guarreó con el semen entre sus dedos, dibujando sobre su torso la palabra “fin“.

VER PROJECTING ROMANCE EN MEN.COM

VER PROJECTING ROMANCE EN MEN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba