Tendencia

Latinos con rabos largos, Mauri penetra el culazo de Andreas sin condón | Bi Latin Men

Hacía tiempo que le tenía ganas a ese tio. Cada mañana antes de comer, Mauri acudía al campo de entrenamiento de fútbol del instituto y se quedaba embobado mirando a ese chulazo que tan bien lucía la camiseta y los pantalones de su equipo. A veces el balón escapaba por la banda y Andreas iba a buscarlo. Mientras dirigía sus pasos hacia la línea, aunque sea por un momento sus ojos se encontraban. Y menudos ojazos, una mirada con la que Mauri soñó días, semanas y meses cada noche, masturbándose en la oscuridad de su habitación.

Con el paso del tiempo, no se conformó con mirarle, necesitaba más. Aprovechó que el míster le había convocado a él solo para una ronda de entrenamientos de penalties y le siguió hasta los vestuarios. Sin hacer ruido le espió mientras se metía en la ducha desnudo, admirando su cuerpo fibradito, su culazo de futbolista y la larga pija que le colgaba entre las piernas, por la que caían chorretones de agua al piso como si la expulsara toda con la manguera.

Sólo un tonto no se daría cuenta. En una de las sesiones en las que iba a verle, Andreas llamó a Mauri para que se acercase al vallado que separaba las gradas del campo y le indicó una dirección en la que quedar. Estaba claro después de tanto tiempo lo que querían los dos, uno quería hacérselo con el jugador y el otro quería follar con su mayor fan hasta el momento.

En la habitación, los dos desnudos de cintura para arriba con los vaqueros puestos, se comieron a besos. Mauri casi se derrite entre sus manos, con la mirada perdida, sintiendo el tacto de esas manos fuertes y el contacto del cuerpo que tanto había deseado. Ya no le miraba de lejos al recoger la pelota, ahora lo tenía a un palmo, esos ojazos clavados en los suyos.

El ambiente se fue calentando y se desabrocharon los botones de los vaqueros a la vez, metiéndose mano el uno al otro. Mauri juntó su rabo con el de Andreas y los masturbó con la mano, antes de que se agachasen por turnos para pringarse las mingas de saliva. El guaperas fervor de las nenas resultó ser todo un experto come pollas. Miró con cara de rabia la larga pija de Mauri, con una mano le cogió por la parte posterior de la huevera y aplastó los cojones hacia adelante junto a la base de la polla para merendárselo todo junto.

La de veces que Mauri había soñado con ser follado por el futbolista, para acabar viendo cómo Andreas gateaba como una perra en celo de rodillas sobre la cama y se palmeaba le culo exigiéndole a Mauri que se la metiese por el trasero sin condón. Mauri se apoderó del culazo a dos manos, lo penetró y dejó que sus colgantes pelotas se balancesen libres entre sus piernas. Nunca disfrutó tanto como cuando se pajeó sobre la cara de ese guaperas y vio cómo el cabrón le relamía toda la paja que se había sacado de encima.

VER A MAURI Y ANDREAS EN BILATINMEN.COM

VER A MAURI Y ANDREAS EN BILATINMEN.COM

Botón volver arriba
Cerrar