Las fantasías sexuales de Casper Ellis con Alexis Clark, Alex Roman y Dominique Kenique dándole rabo en un glory hole y metiéndole un gang bang | My Dirtiest Fantasy

TWINK FIST

Cuando la testosterona se acumula en los cojones, a ciertas edades basta con agarrarse el manubrio y zurcirlo hasta que se libera, pero Casper Ellis ha llegado a una edad en la que no basta con hacerse pajas. Pajillero de pro, ha convertido en algo tan asiduo sus cinco contra uno antes de irse a dormir cada noche, que ahora necesita emociones más fuertes.

Quiere comerse rabos, montones de ellos, de completos extraños, largos, gordos, saliendo por agujeros, dejándole todo el semen sobre la cara y en la boca. Quiere conocer los cuerpazos de esos machos anónimos donadores de esperma, que salgan de sus cabinas y lo conviertan en su puta particular, jodiéndole el culo por turnos.

Como buen porneta, conoce al dedillo las escenas de esa productora porno del este donde varios chicos ofrecen su culo por dinero. Se mete en una especie de cabina, dejando por fuera el trasero y las piernas. Otros chicos como él hacen lo mismo. Están todos algo nerviosos. Alexis Clark, Alex Roman y Dominique Kenique, para él de momento unos desconocidos, van pasando al local tras pagar su entrada y aquello se convierte en un buffet libre con derecho a follarse todos y cada uno de los culos que estén libres, mearlos, joderlos a puño vivo y lefarlos para que los demás que ocupen su lugar los aprovechen cada vez más sucios de meos y de lefa.

No sin dificultad, se fue andando como buenamente pudo a casa, teniendo en cuenta que aquellos cabrones le habían destrozado el culo, después de que el encargado del local le diera la enhorabuena y un papel con los teléfonos de parte del grupito de machos folladores, porque le habían elegido como culazo con más aguante. Aquel papelito no era sino el pase directo a otra de sus más cerdas fantasías.

 

VER AHORA TWINK FIST EN MYDIRTIESTFANTASY.COM

Apenas pasaron veinticuatro horas, les citó en los glory hole del barrio. Llegó la hora de conocer esas pollas. Se buscó la cabina con más huecos, por si aparte de ellos quería unirse alguien más a la fiesta. Y así fue, además de los tres cabrones, otro rabo apareció por el cuarto agujero. Se quedó desnudito entre medias de ese manojo de pollas que empezaron a orinarle como si él fuera el meadero público de una fiesta en la que uno tras otro los chavales iban descargando sus agobiadas vejigas.

Una vez aliviados de tan pesada carga, Casper se encargo de aliviarles de otra más pesada, la que llevaban en sus cojones. El placer de ver crecer esas pollas dentro de su boca y al contacto de sus manos no tenía parangón. Tan diferentes pero todas dándole tanto gusto. Unas más largas, encapuchadas, cayendo morcillonas por su propio peso, con las venas marcadas, tan grandes como la de un caballo, otras duras apuntalando el techo, con el cipote la descubierto. Una a una las fue deslechando sobre su boca, sintiendo esa maravillosa e inolvidable lluvia blanca de semen.

 

VER AHORA TWINK FIST EN MYDIRTIESTFANTASY.COM

Además de un buen cerdaco, era un buen lector. No pasaba noche en que se fuera a la cama sin leer su trilogía favorita y pensar en el prota de las pelis en que se basaban  las novelas, que estaba tan buenorro. Se le ocurrió poner fin a su propia trilogía conociendo en persona a sus tres machos folladores para que esta vez le dieran todo a la vez por todos sus agujeros.

El jueguecito de poner cara a cada rabo le puso cachondo. La polla del tamaño de la de un caballo, toda morcillona y gigantesca pertenecía al más alto. El jovencito rapado que parecía que apenas habría cumplido la mayoría de edad hacía poco, buscaba en todo momento la entrada del culo con su verga para poner a follárselo como un conejo sin parar. El daddy ponía la guinda del pastel con su morbosa mirada de vicio. Casper se dejó abrir el culo llevado por el placer de tener a esos tres hombretones de edades diferentes disfrutando de un bien común.

 

VER AHORA TWINK FIST EN MYDIRTIESTFANTASY.COM

Cerrar