[Fucker Mate] Dalton Sirius ajusta su gorda polla en el culazo de Aymeric Deville a pelo

En un equipo de baloncesto, Aymeric Deville sería el más deseado por todos los jugadores porque su culazo es un balón que con mucho gusto atraparían entre las manos, ya sea en la cancha, en las duchas o en la cama, y le meterían el rabo bombardeándole a pollazos hasta reventar la goma. Cuando deja al aire esa hermosura redonda y blanquita tatuada con el número 77, todos están deseando echarse a jugar al campo y meter canasta, algunos haciendo mate y otros triple.

Dalton Sirius apuesta más por el tiro libre para follárselo, libre de condón, con el rabo al aire en toda su envergadura. Antes de eso se queda en pelotas y el leve movimiento para quitar la camiseta a Aymeric termina con él de pie y toda su gruesa y gorda polla frente a la jeta del chaval que mira alucinado, apenas unas centésimas de segundo, las que tarda en que su cabeza reacciones enseguida tragándose el trabuco.

Una chupadita rápida y efectiva al lápiz por la punta, ayudándose con la mano, pajeando y desplazando la piel de la polla hacia el frente y hacia atrás. Dalton sabe que la tiene tan gorda, que agarra las dos manos del chavalote y se las planta en su rabo para que se lo pajee a dobles. Se vuelve loquito con esa cabeza rebotando en su entrepierna y dándole tanto gusto. La boca de Aymeric se acostumbra al diámetro y cada vez traga más, ya con el capullo rondándole la garganta y queriendo entrar el muy cabrón.

Mientras se la chupa, Dalton observa de lejos el culazo precioso. Le queda un buen partidazo por delante pero antes debe cumplir con los entrenamientos. Tumba a su preciado balón sobre la cama, con la cabeza sobresaliendo por el borde, y le encasqueta toda la polla por la boca insuflándole aire de rabo de macho. Aymeric nota cómo el cipote le empuja la lengua con fuerza y termina resbalándose para encajarse hasta la campanilla, pero de ahí no lo deja pasar.

Es fundamental en un balón reglamentario que el agujerito esté lo mejor preparado posible para que no se escape ni un centímetro cúbico de aire y pueda rebotar con resistencia sobre la pista. Dalton lo pone a prueba sometiéndolo a una intensa comida con lengua, pollazos y resbalones y las rozaduras de su barba, vamos, todo aquello por lo que suele pasar un balón sobre la pista en juego. Parece que es de buen material, duro y potente, por lo que su experta lengua le dice. Pero todavía debe probarlo con el rabo.

Se la mete a fuego lento y sin condón, poco a poco apretando hacia adentro, primero hasta la mitad y después empujando un poquito más hasta que el culete se le queda a dos centímetros de los huevos. El culo ofrece mucha resistencia pero cede, eso es bueno porque quiere decir que entra ajustadita al máximo. Dalton se aprovecha del chaval y le taladra el ojete a toda velocidad. Los gemidos de Aymeric no tardan en hacerse notar ante esa presencia gigantesca abriéndole el orificio y aunque aguanta, termina por cerrar el culo a cal y canto dejando la polla fuera.

En vano, porque sabe que Dalton tiene la posesión y termina con el trasero hacia arriba a merced de su tierna y dura polla. Dalton hace guía con el cipote pero se le sale del agujero y rebota. Con la mano vuelve a guiarlo hacia adentro y se la mete de arriba a abajo sin contemplaciones. Le pone a cuatro patas sobre la cama y mira desde la distancia sin dejar de penetrarle. Le encanta ver la piel de su rabo arrugándose cuando la mete, justo cuando aprieta con fuerza y se le desplaza el pellejo.

Al principio se ayuda con el dedo pulgar para bajar la inclinación de su rabo que está super duro, con la intención de meterla en el culo, pero termina ayudándose de los movimientos de su propio culete para meterla, sacándolo hacia afuera para dejar a la polla dirigida en línea recta y así meterla sin ayuda de las manos. Qué preciosidad poder contemplar su capullo sumergiéndose en la raja y después metiéndose dentro de otro tio, canasta tras canasta.

No siempre entra, que si no sería un jugador del dream team, pero hace méritos para serlo cuando se pone en dirección contraria hacia donde mira Aymeric sobre la cama y se lo folla así dejando caer todo el peso de su culazo sobre le de Aymeric.

Ya sólo queda probar el bote sobre la pista. Para eso Dalton se queda tumbadito, se relaja a medias estando alerta y se deja hacer. El culazo va resbalando e insertándose sobre su polla lentamente hasta hacer tope. A la pelota le cuesta caer y es el suelo el que tiene que ir a por ella, algo inaudito, pero al final a base de meterla, Aymeric cede terreno y acaba cayendo y rebotando sobre los grandes y acogedores muslos de Dalton que están preparados para todo.

Ese balonazo parece estar de puta madre sin duda alguna. Con el rabo dentro del culo, Aymeric se pajea y se corre encima para después recoger con la mano la lefa y chuparse los dedos el muy cerdo. Dalton se queda dándole más dosis de rabo y para correrse se tumba a su lado, echándole a Aymeric un brazo por encima como buenos colegas de equipo. Y el colega no podía estar en mejor posición, porque de repente a Dalton le sale la leche a chorro limpio por la polla justo de lado donde está la cara de Aymeric, dejándole todo el gepeto sutido de lefa.

Dalton-Sirius-Aymeric-Deville

>> DALTON SIRIUS BAREBACKS AYMERIC DEVILLE ONLY AT FUCKERMATE.COM

>> DALTON SIRIUS BAREBACKS AYMERIC DEVILLE ONLY AT FUCKERMATE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar