Denfer da la sorpresa sacándose de la bragueta de sus ajustados vaqueros una pollaza tan larga y grande que jamás habrías pensado que pudiera caber ahí | MASQULIN

Hot AF

BEL AMI ONLINE

Un chico guaperas y morenito con el pelo rizado a lo afro se acercó a mí en la fiesta de inauguración de unas galerías de exposición. Denfer me susurró al oído para hacerse escuchar entre tanto ruido y música y me dijo que fuéramos a la la sala d epintura de al lado, que me iba a enseñar algo y que cuando le viera la pedazo polla que tenía colgando entre las piernas iba a alucinar, poque jamás podría creer lo que guardaba en esos pantalones tan ajustaditos.

Ante esta premisa, me convenció al instante y le seguí. Me sedujo quitándose la camiseta. Lucía un cuerpazo definido y musculoso, destacando pectorales y abdómen. El color de su cuerpo moreno, tan suave, me hizo estremecer de placer nada más verlo. Pero hizo algo que me desbocó el corazón por completo poniéndomelo a mil.

Se acercó a un palmo de mí. Agarró con ambas manos la cintura de su pantalón. Hábilmente se desabrochó el botón de los vaqueros, se descorrió la cremallera de la bragueta, retiró las dos solapas hacia los lados y se sacó la polla más alucinante, gorda y grande que había visto en mi puta vida. ¿Cómo hostias podía caber ese pollón en unos pantalones tan ajustados? Pues le colega resultó que tenía razón.

Se la meneó delante de mí y se le fue poniendo durita y más grande y larga todavía, con el cipote grande y rosáceo destacando en su pene. Se escupió encima de la polla acertando de pleno, y es que con ese tamaño, como para no acertar. Se la peló a conciencia sin dejar de lanzarme miraditas. Recubrió el glande con una buena porción de pellejo y yo rabiaba por comerme su pizza.

Estaba hiperventilando cuando de nuevo se acercó a mí y me volvió a susurrar al oído. Sentí su sexo rozándome los nudillos de los dedos. Estaba caliente, duro, resbaladizo con sus babas encima. Deseé con todas mis ganas agacharme y atragantarme con ese falo lúdico de los cojones, con esa pitón imponente y desmedida. Pero se alejó de mí hacia una butaca, se puso cómodo prometiéndome presenciar la obra de arte más interesante que habría visto nunca.

Yo creí que ya estaba ante ella, porque esa pollaza me tenía enamorado, entonces se empezó a masturbar, a gemir, un chorro de lefa caliente salió despedido de la punta de su polla bañando su musculado y morenito torso todo lo largo que era, hasta la cadenita de plata que llevaba colgando al cuello. Su polla gorda y larga toda corrida, su cuerpo con un lechazo blanco desde los pectorales hasta el ombligo. Sin duda otra vez volvía a tener razón. Ver a un tio dotado como él, desnudo con toda la corrida encima, era la obra más maravillosa que había visto nunca.

VER A DENFER EN MASQULIN.COM

VER A DENFER EN MASQULIN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba