Javier Des Leon se desnuda mostrando lo que es la virilidad en estado puro | MASQULIN

Hot AF

El pelo manda. No hay hombre que pueda resistirse a la atracción de tanta virilidad. Javier Des Leon la destila por todos los poros. Estar en la misma habitación que él implica convertirse en su perro y reconocer que él es el auténtico dueño. Antes incluso de que empiece a jugar contigo, sabes que vas a pasar con él el rato más cerdo y demencial de tu vida.

Lo ves en sus pobladas cejas y esa mirada penetrante, en esa camiseta blanca y ajustada de tirantes que deja a la vista los pelazos de su masculino torso, su cadenita de oro al cuello, la que escucharás tintinear cerca de tu cara cuando te folle a saco. Testosterona pura que le hará tratarte como a una buena puta, reventándote el ojete, haciéndote comerle los huevos y los pies con calcetos, esnifarle sus zapas. Zorreo del bueno.

Cuando se levanta la camiseta, no podías intuir esa tableta de chocolate que te vuelve aún más loco, tampoco que la tuviera tan grande y larga. Ya se la marca él por ti con una mano pajeándosela por encima de los pantalones, para dejar que la mires bien y la desees. Y cuando crees que un hombre no puede ponerte más caliente todavía sin tocarte un pelo, va y se saca la chorra, larga, completamente dura y gordísima, se la casca un poco, posa la yema del dedo índice en la raja de su grueso cipote y al levantarlo se lleva consigo una estela de precum delicioso como la miel.

Abres la boca de asombro y de placer. Le miras la polla, ese precum delicioso, sus ojos oscuros y bizcos detenidos en el tiempo, fijándose en ese caramelo líquido que acaba de salir por su rabo. Te mira. Aprecias en su rostro la mueca de una sonrisa cargada de vicio. Entonces conduce ese dedo a su boca y lo chupa, deleitándose el paladar con el gusto de su propio semen.

Estás ciego de lujuria y sabes que no saldrás de esa habitación sin que haga contigo lo que quiera. Javier tiene algo que te caza y te atrapa sin remedio. Su cara, todo el pelo que recorre su cuerpo de arriba a abajo y que te embriaga de placer todos los sentidos, el vicio de su mirada, la tremenda dureza de su larga y gorda polla que escupe semen a plena potencia como fuegos artificiales. Deseas chupársela, sentir el calor y la delicia de ese cipote cargado de miel, su cuerpo viril sobre el tuyo, dominándote, haciéndote suyo.

VER A JAVIER DES LEON EN MASQULIN.COM

VER A JAVIER DES LEON EN MASQULIN.COM

Mostrar más
Botón volver arriba