El atractivo chulazo Igor Lucios se desnuda al completo y seduce con su carita guapa y su enorme pollaza | Fucker Mate

Me está esperando al otro lado del salón, en una postura informal, con sus pantaloncitos cortos de color marrón claro que casi se confunden con el tono bronceado de su cuerpo. Igor Lucios lleva puestas unas zapas molonas y va desnudo de cintura para arriba. Se está pasando un brazo por detrás de la cabeza, como pensando dónde debería ir cada mueble para cuando arreglemos la casa. No tiene ni idea de lo mucho que me pone y, cuando veo esa carita pensativa y guapa y ese sobaco peludete, me pongo a mil.

¿Puede un tio enamorarse de otro una y mil veces cada vez que lo mira, como si fuera la primera vez? Con Igor yo empiezo a creer que sí. Al acercarme vuelvo a fijarme en su sobaco. Tiene algunos pellilos mojados por el sudor. Lo que me gustaría perderme en ellos, esnifarlos y respirar su aroma, nadie lo sabe bien. Bueno, él sí que lo sabe, por eso deja a posta el brazo en esa postura que me permite fantasear.

Es cuando le miro a los ojos cuando me enamoro. Brillantes, profundos, color avellana, un efecto calmante que ejercen en mí a la par que me derriten de placer. Pestañeo, meneo la cabeza y vuelvo a mirarle, porque no puedo creer que sea tan jodidamente guapo. Debo estar en un sueño y haber encontrado por fin al hombre de mis sueños, mi príncipe azul.

Su pelito corto, su frente, sus cejas grandes, la barbita y el bigote que enmarcan esos labios preciosos. Abre las cortinas y mira a ver si está vigilando el vecino de enfrente, ese al que le gusta mirar y al que nosotros dejamos que lo haga porque nos gusta. Muchas veces la dejamos abierta para que se haga una buena paja mientras le como la polla a Igor o cuando follamos. Hoy no está, pero el cabrón tiene la ventana bien sucia, llena de lefa de tanta paja que suelta.

Igor sabe lo mucho que me gusta una buena sacada de rabo. Lástima que hoy no esté el vecino, porque lo que me va a enseñar es muy grande. Con el pulgar se baja la goma de los calzones y se saca toda la polla sosteniéndola con su mano zurda, llevándola hacia la cadera. Menuzo mazo. Es enorme, venosa, corpulenta, gordísima, con el cuerpo cavernoso medio bien marcado justo en el centro, como a mí me gusta.

El pellejo recubre la parte superior de su cipote, marcándolo bien. Se la vuelve a guardar en los calzones, si es que eso es posible, porque hay zonas que no puede de tan grande que la tiene. Se la saca como si fuera a mear y se la deja ahí toda enorme, dura y colgando entre las piernas, apoya sus brazos en los muslos y me hace una seña con los dedos para que vaya a comérsela. Después de pegarme un atracón con su majestuoso y fornido rabo, se tumba en el suelo. Todavía no tenemos muebles, pero quiere que follemos e inauguremos el salón con una buena follada. Se tumba bocarriba, a cuerpo de rey, con los brazos detrás de la nuca. Veo su gordísima y gigantesca polla reposando sobre su vientre y su cadera. Solo teno que cogerla, hacer una sentadilla y hundirla dentro de mí para dejarme amar por mi príncipe.

VER A IGOR LUCIOS EN FUCKERMATE.COM

VER A IGOR LUCIOS EN FUCKERMATE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba