[Fucker Mate] Klein Kerr y Logan Moore se follan el uno al otro

A simple vista ya se gustaron, pero desnudos, apenas con los calzones puestos, de color rojo uno y de azul el otro, se pusieron cachondos mucho más. El contraste era brutal, Logan Moore de cuerpo más grande y musculoso, un macho de pelo en pecho, Klein Kerr más atlético, con un torso suave e irresistible. Lo que sí tenían en común es que los dos eran un par de chulazos de tomo y lomo, el tipo de chicos que cuando pasan por la calle hacen girarse las cabezas de chicas y chicos.

Logan tomó la delantera y empezó a hacer resbalar sus labios por el contorno del torso de Klein, que ya tenía la banana morcillona bajo los gayumbos apretándole fuerte contra la tela, intentando levantarla como si de un momento a otro fuera a reventar y salir como una diosa empinada al aire. Se le dibujaba perfectamente el contorno del rabo duro y larguísimo, con el cipote descansando en las hermosas pelotas.

Tras pegarle unos buenos agarres con la mano en todo el plátano, le quitó los calzones y se relamió viendo cómo cilimbreaba al viento semejante pollón. Encapuchado, gordo y largo, se mecía de un lado a otro cayendo hacia abajo por su peso mientras terminaba de retirarse los calzoncillos por los pies. Logan se metió corriendo el cipote en la boca y así se quedó un rato succionando y deleitándose con el cabezón.

Una vez se pegó el gustazo de saborear bien hasta la raja, metió una marcha más y condujo la cabeza hasta el fondo intentando tragar cada vez un poco más de ese hermoso rabo. Klein le dio unos besos en agradecimiento, probando su propio saborcito de polla y se la colocó empinada de nuevo ayudándose con lamano para que se la comiese. Logan se pegó un atracón de rabo besando la base de sus pelotas, así varias veces consiguiendo calentar al chaval que pegaba unos gemidos descomunales cuando veía cómo su rabo desaparecía dentro de aquella cabeza y se perdía en el interior de su garganta toda apretadita.

Logan siguió disfrutando de aquel rabo mientras se fundían en un 69 que Klein aprovechó ya no sólo para abrirle el ojete, sino para degustar él también el gordo rabo que ese cabronazo se gastaba entre las piernas. La habitación se inundó del ruido de gemidos apagados, de bocas llenas y chupaditas y cuando estuvieron satisfechos, dispuestos a pasar al siguiente nivel, cruzaron otro morreo de saborcito de pollas combinado.

Klein arqueó la espalda hacia arriba en el sofá para dejar su culo en alto, con las piernas y la raja completamente abiertas. Al sentir el contacto de la lengua y la barbita de Logan rozarle el ojete, se le puso el culito de piel de gallina, pero el cabrón lo meneó arriba y abajo paseándose la lengua por todo el agujero sin que Logan tuviera que hacer el esfuerzo de cabecear entre sus piernas. Después no le quedó otro remedio que quedarse quieto cuando Logan le escupió el ojete y empezó a pegarse la comilona padre.

Lo que Klein veía desde abajo eran su rabo y sus huevos y por encima de ellos los ojos de Logan mirándole de vez en cuando, ojos de un tio con mucha hambre. Cuando le bajó la espalda, Logan ya tenía el rabo preparado para follar, Klein se puso a cuatro patas allí mismo, abrió el culo y se dejó meter polla por detrás poniendo cara a la vez de dolor y gusto a partes iguales al notar esa polla taladrarle el ojete.

A Logan le habría encantado tener un doble que se encargase de atrapar con la boca esa polla larga que se mecía por debajo a cada pollazo que le metía, ahí suelta como un caballo salvaje, pero se conformó con las vistas desde arriba de su rabo penetrando a un tiarrón tan guapo. Con las manos recondujo la follada, pero a intervalos no le hacían ni falta una vez cogieron los dos el ritmo entrechocando el culo y las caderas en un ritmo imparable.

Ahora era a Logan al que le tocaba elevar el culo para que Klein se pegase la comilona. Le dejó con el culo hacia arriba pero las piernas juntas, lo que hizo que los pedazo cojones que tenía entre las piernas se le inflasen por la presión de juntarlas. A pesar de estar de rodillas sobre la cama, Klein la tenía tan larga que gran parte del rabo rozaba las sábanas, toda gorda y morcillona preparada para penetrar el culazo al que no dejaba de propinarle besitos, lametones y en el que hundía los morros.

Cuando le bajó el culo, Logan se quedó de piernas abiertas, con aquel tio sobre él haciéndole de todo y totalmente cachondo. Quería que lo follase así y en ese momento, sin tener que ponerse a cuatro patas. Torso firme empujando y ya tenía dentro esa pedazo anaconda. Empezó con un poco de miedo al ser tan larga, agarrándole de las pantorrillas y casi frenándole un poco, pero se fue acostumbrando y terminó soltando las manos para dejar que toda esa polla fluyese como un río dentro de sus nalgas.

Con el gustillo inicial ya saciado, Logan ya sí se puso a cuatro patas y dejó que el chaval se desfogase machacándole el trasero. Le daba con tanta energía, que poco a poco se fue deslizando entre las sábanas y se quedó casi tumbado boca abajo con el culo elevado para que le siguiera dando. Al tenerle en esta nueva posición, Klein se recolocó juntando las piernas, poniéndose en posición de hacer flexiones y taladrándole de arriba a abajo con el rabo blandiéndole el pedazo culo.

Mientras le follaba, Logan no bajóla guardia en ningún momento, tenía el pito completamente duro. Esperó la ocasión perfecta, se enfundó de nuevo el condón y se folló a Klein boca arriba, mirándole cara a cara y encima de él, con el culo abierto y las piernas sobre sus hombros. Si antes eran los huevazos de Logan los que se movían como un flan con cada penetración, ahora era el rabo de Klein el que se bamboleaba brillante y lubricado subiendo hacia arriba y cayendo todo gordo sobre su torso una y otra vez.

Logan estaba necesitado de más rabo. Hizo una sentadilla sobre Klein tumbado en la cama y se la clavó enterita mientras Klein le hacía una pajilla por delante sacudiéndole la polla con energía. Completamente cachondos, los dos juntaros sus rabos meneándolos y corriéndose casi a la vez, primero Klein soltando la leche sobre su polla, sus huevos y su mano y después Logan avisándole de que se corría, mirándole fíjamente a los ojos y haciendo desfilar un chorrete blanco que enseguida Klein se apresuró a usar como crema hidratante esparciéndolo por su bajo vientre.

Klein_Kerr_Logan_Moore

[mks_button size=”large” title=”ENJOY NOW LOGAN MOORE & KLEIN KERR FLIP-FUCK AT FUCKERMATE.COM” style=”rounded” url=”http://hits.epochstats.com/hits.php?clc=dd387f3b7e3af7df58ea46e0ebe250cd&id=47961219″ target=”_blank” bg_color=”#dd3333″ txt_color=”#ffffff” icon=”fa-thumbs-o-up” icon_type=”fa” nofollow=”0″]

[mks_button size=”large” title=”ENJOY NOW LOGAN MOORE & KLEIN KERR FLIP-FUCK AT FUCKERMATE.COM” style=”rounded” url=”http://hits.epochstats.com/hits.php?clc=dd387f3b7e3af7df58ea46e0ebe250cd&id=47961219″ target=”_blank” bg_color=”#dd3333″ txt_color=”#ffffff” icon=”fa-thumbs-o-up” icon_type=”fa” nofollow=”0″]

Mostrar más
Botón volver arriba