Victor Ferraz empotra el culazo de Dann Grey sin condón con su enorme tranca y le mete un buen baño de lefa en todos los morros | Fucker Mate

Morning cravings

BEL AMI ONLINE

Escuchó cómo se acercó por detrás en la cocina. Como era natural en él nada más levantarse de la cama, Victor Ferraz estaba completamente empalmado y si no se la calmaba a pajas bajo las sábanas o en la ducha, ese tremendísimo falo gigantesco necesitaba un buen culo para mojar. Al notar el calor y el poder de su pene grandísimo y caliente frotándose contra sus nalgas, a Dann Grey se le abrió solo el agujerito de puro placer, deseando tener a ese maromo bien adentro.

Estaba encoñado con ese chulazo brasileño, tan atractivo e irresistible, con ese cuerpazo musculado, su pechote peludito y varonil y lo bien que se le daba alardear de tener una buena chorra y bien larga. Porque podía, porque lo de hacerle un bailecito a solas dejando su polla colgando entre las piernas, meneándola de lado a lado tanto si estaba flácida como si estaba dura, era un auténtico espectáculo para la vista y los sentidos. Dann le sacaba media cabeza de altura, pero todo lo que le sacaba en vertical, el muy cabronazo lo ganaba en pollón.

Insaciable, hacía falta poco para calentarle. Era como un microondas siempre enchufado. Dann se giró y madre mía… nada más ver su cuerpo, sentir sus manos sobándole, esa durísima polla enorme que forzaba el lateral de los calzones sobresaliendo de su cadera deseando salir de paseo, se derritió de gusto y se convirtió en su putita. Se agachó y dejó que fuera él quien se la sacara.

Le encantaba verla salir por encima de la goma, larguísima, muy gruesa, rebotando ligeramente delante de su cara. Le relamió la raja del cipote y se la metió por la boca a trangullones, lo que le apetecía en ese momento. Qué polla tan varonil, tan bien formada, tan potente, gorda y dura. Rendir tributo a ese pijote, llenarlo de babas y descorrer el pellejo sobre su pene con los labios una y otra vez era una locura.

Puso los morritos en la intersección entre la base de su pene y los huevos, abrió la boca, sacó la lengua desplazando el rabo hacia arriba y le empezó a lamer las pelotas. Entre mamada y mamada aprovechó para pasear el rabo por encima de su bigote, esnifando el olor a macho que desprendía ese pollón. Ya en la camita, Victor le demostró que quería más de su boca.

Se sentó sobre el colchón apoyándose hacia atrás en los codos, con una mano invitó a Dann a comerle la verga apuntando con el rabo hacia su cara y Dann complació sus deseos haciéndole la mamada de su vida, haciéndole gemir como nunca cuando se tragó su polla entera con una garganta profunda. Al que se lo han hecho una vez, ya no quiere otra cosa que repetir. Victor se llevó a Dann al sofá, le puso la cabecita al borde de un puff que había justo enfrente y le folló la boquita tragona metiéndole la polla hasta el fondo, posando sus huevazos en el bigote del chaval, taponándole los orificios nasales con la bolsa de sus calientes y cargados cojones.

Como si estuvieran hechos el uno para el otro, la hendidura del culazo de Dann tenía el hueco perfecto para que Victor colara los morros y se lo comiera bien comido a base de lengua y rocecitos con los pelos de su incipiente barba. Antes de incporporarse, le escupió certeramente en el agujero, luego se levantó, mojó la punta de la polla en el hueco y le propinó unas estocadas con la verga antes de ponerse a la tarea de follárselo sin condón.

Con las manos cruzadas delante de él, pegándole unos cachetazos en las nalgas, apreciando ese bonito culazo redondo y suave, Victor le cogió por las caderas y le empotró. Le dio duro hasta que escuchó el plas plas de sus caderas y sus huevos impactando contra las nalgas de ese mamón. La naturaleza le había provisto con una polla bien dura y tiesa, lo que le obligaba a inclinarse un poco para amoldarse a la entrada del ojete que se estaba follando.

En plena faena, ya estaba completamente excitado y perdiendo el control de su fuerza. Se sentó en el sofá y esperó a que Dann hiciera lo propio sobre sus piernas empalándose encima de su rabo. Observó fijamente el trasero de Dann a medida que iba bajando y se iba tragando su miembro. Ese primer hundimiento fue bestial. Una vez calzada la polla dentro de su ano, se dieron el toma y el daca por turnos, uno saltando y masturbando esa pija enorme con el culo y el otro enculando fuerte desde abajo.

Dann se dio la vuelta para seguir disfrutando en la misma postura. Victor se colocó a cuerpo de rey en el sofá, en postura de cristo redentor, alargando los brazos a uno y otro lado sobre el reposacabezas, fijando la vista hacia abajo, viendo cómo su polla penetraba el culo y otro pollón bien duro daba bandazos encima de su vientre. Se cambiaron los puestos y así, recogidito, hecho un ovillo, Dann estaba bien rico para intimar.

Victor inclinó su polla erecta hacia el agujero y se lo blandió con su gigantesca tranca atravesándole de lo lindo. La fuerza desmedida con que lo empotraba provocó que Victor se acercara a la cara de Dann, que no paraba de buscarlo con la mirada, esperando ese contacto visual que lo resolviera todo a su favor. Fue fugaz, alguna que otra mirada de soslayo, pero Dann estaba entusiasmado con las ganas que ponía ese cabrón follándole el culo, con esa cara de macho exhalando placer por su boca, el ceño fruncido sin contener el gusto que le daba penetrar ese ojal.

Dannn se dejó una buena paja encima observando sus reacciones, admirando su cuerpazo, su cara y teniéndole bien adentro. Victor enseguida le sacó el rabo, tomó asiento en el sofá y se lo empezó a desvirgar con la mano a toca teja. En cuanto Dann escuchó su profundo gemido de gusto, supo l que tenía que hacer. Gateó hacia él sobre el sofá, colocó la carita entre su torso y el rabo y en cuestión de segundos se convirtió en el lienzo de ese dotado brasileño, con la barbita y la mejilla sucias con su semen encima.

Entonces llegó la sorpresa. Tras los profundos gemidos, escuchó cómo no paraba de decirle que tomara leche y no dejaba de meneársela. El cabrón se vació los huevos encima de su cara y su mejilla no pudo contener tanta lefa sin que resbalara hacia su boca. Sintió cómo una oleada de esperma le penetraba por la comisura de la boca y goteaba dentro de ella, le colgaba por los labios. Victor se quedó bien relajadito en el sofá y Dann le comió toda la polla llena de leche, mamando, con el colgajo de esperma blanco y caliente echando un pulso entre la comisura de su boca y el pene.

VER MORNING CRAVINGS EN FUCKERMATE.COM

@ fotos por Oscar Mishima

VER MORNING CRAVINGS EN FUCKERMATE.COM

Mostrar más
Botón volver arriba